domingo, 14 de agosto de 2011

Dedicado “IN MEMORIAM” a mi Venerable Fratrer Iluminista “OUR”

VENERABLE Y SUPREMO GRAN COMENDADOR DE LA SAGRADA ORDEN DEL ÁNFORA

Se produjo su transición el día 12 de Julio de 2003 

Desde las Nórdicas Tierras del Templo Oriental 

Con los seis sentidos, rindo tributo y Homenaje al Tutor en las tres puntas del triángulo mágico de la Materia. 

Una Diosa, cruelmente juguetona, ha impedido que leyera tu último mensaje referente a lo que querías que escribiese en, mi alma, ésta tu Lista. 

Decirte quiero que mi prudencia impone que tus labios sigan sellados en aquellas materias que pudieran delatar tu Alto Linaje y Origen. Todo lo que tu apetezcas decir por tu boca será bienvenido: Sexo, Drogas y Rock and Roll... (Amor) 

De sobra, somos conscientes, que éste no es el estrado para discutir tus nobles deberes dentro de la Orden Iluminati ni sobre los proyectos de aquella para con el futuro del Universo y de los hombres. 

Últimamente, amado Tutor, estoy sufriendo mucho al ver que mi vida toca a su fin y no hemos conseguido nada para lo que habíamos venido aquí. La fuerza de la carne ha reducido mi sagrado espíritu al fracaso. Llevo toda una vida intentando escribir mi biografía esotérica con mis escritos; pero al parecer a nadie le interesa saber cual fue su origen y cual debe de ser el futuro de la actual humanidad. Son, al parecer, tontería y locura. Sólo el comer, cagar, follar, morir y nacer parece ser sensato para los humanos. Por lo menos algunos murieron de forma cruel POR SUS IDEAS y su memoria se divulgó entre los gentiles. 

El Gran Remedo, a mayor gloria del Dios del Amor, se irá sin dejar rastro alguno. El gran Ermitaño no será llorado, recordado ni tan siquiera maldecido. Habré pasado por la Vida como un simple fantasma sin voz, cuerpo o sombra. Terminaré por escribir, en mi Alma, lo que considero más interesante de mi Obra. Mucho de ello no lo conocéis ni vosotros mismos, amados Iluminatis. Reconozco que habéis hecho lo que habéis podido por esta Alma Cósmica; Pero yo, al presente, no he dado la talla, tan sólo os dejo lo escrito. El Gran Iniciado tuvo sus escribas en los evangelistas, yo, sin embargo, he tenido que ser Enviado y Escriba al mismo tiempo. 

Mi tiempo se acaba lo sé, y lloro con amargura porque no he podido dar a conocer el motivo de mi existencia en la Tierra. 

Tenía que decirle a la humanidad que la Vida no es nada Importante. 

Tenía que mostrarle a la Humanidad que el Amor es un Engaño. 

Ambas cosas nos mantiene atados a la rueda del Infierno. No busquéis el Infierno más allá del ocre de la tierra o del azul de los mares. La auténtica Vida es sólo, después de la Muerte, consciente del auto-sacrificio del yo finito a favor del Yo infinito. Hay que buscar el Fin del Mundo, la Destrucción del Universo para poder regresar a la Morada Original de nuestra Casa Celestial. 

De cara a la Psiquiatría lo que aquí estoy diciendo, es de locura para el hombre; pero debéis saber que soy plenamente consciente de lo que digo y las posibles consecuencias que pudiera provocar en la mente de algunas personas. Estamos viviendo en una Obra de Teatro que ha entrado en un bucle sin fin. Para que el bucle se rompa hay que abortar la Obra. Todas las religiones, más tarde o más temprano, terminan por atarnos al Sistema, ya que en el fondo no dejan de ser obra humana. 

Yo os digo que hay que destruir al Hombre, que hay que destruir al Sistema y que hay que destruir al Universo; porque nuestra vida no es más que una pesadilla. Los Seres que habitan esa pesadilla están creados por nuestra divina Mente; pero terminan por tomar Vida propia y dominar nuestros movimientos. Tomamos por dioses a nuestras propias criaturas. 

Darme el beneficio de la duda y extended mi mensaje por todo el Universo. Esta Obra no tiene Copyright más que el de la Mente cósmica de un pequeño torbellino de Calixto. Mis creencias nos han acompañado desde que tengo uso de razón hasta el presente. No lloréis por mi locura, hacerlo por vuestra ceguera. 

Hace poco un Mago Tebano abandonó mi Alma. Él dijo, en su día, que no puede haber dos gallos en un Gallinero. Yo no me considero un Gallo. Es cierto, y me cuesta reconocerlo, que soy un Enviado y Profeta del Mundo que trasciende los planos de la existencia que conocemos. Esa es mi locura; pero tú Hermano Tebano, tu Orgullo ha podido con tu Alma y en lugar de ver un servidor en mi Persona has encontrado un Vil competidor. Eso sólo ha sucedido en tu Persona y en tu Interior. El Amor por ti sigue vigente en mi Alma y me da una gran pena que después de tantos años juntos aún no nos conozcamos. 

Os juro que no es engreimiento. Mi Vida está dedicada a mi Obra. Si no la viera publicada en vida no sería importante si supiese que habrá personas que se dedicarán a extenderla por el largo y ancho mundo. Por eso la doy y la regalo. Todo el tiempo que he dedicado a mi Obra y el que sigo dedicándole podría haber servido para algo tan intrascendente como haber prosperado en los negocios. “Haber triunfado en la Vida”. Mi espíritu me dice que lo que estoy haciendo es mucho más importante, aunque pueda parecer un loco de remate. Pero mi Obra de Educación y de romper esquemas falsos y establecidos no podrá prosperar sin ayuda. Sólo vosotros me podréis ayudar. 

La Política nos pierde en menudencias sin importancia. Las ideologías son tropezaderos. La Vida material no vale nada pues es una mera ilusión del verdadero Ser del Hombre y como alguien dijo, el Amor es una entelequia que ha servido más para la destrucción del Alma Humana que para su Salvación. Que la depredación del Asesino es algo tan natural como el que un León se coma a una gacela. La moral espartana era más realista que el timoratismo de nuestra cultura que permite, sin embargo, que la gente muera de la forma más atroz posible: De hambre o en guerras manchadas de petróleo. 

Sólo cuando considere que la Obra que os estoy transmitiendo servirá de algo, me sentiré triunfante. Mi estómago está muy mal, mi corazón débil y mi Alma me dice que me queda poca Vida. Una parte importante de mi Obra la tenéis vosotros en propiedad; pero otra No, la más fundamental y que no me atreviera jamás a publicar, por miedo a que se me tildase de loco, aunque todo se andará. Por puro Miedo, como le pasara al Profeta Jonás. 

Hermanos y Amigos, penséis lo que penséis, de mi humilde persona. quiero deciros, de corazón, que os quiero. 

Amado Amigo Alberto: Sigo llorando tu falta y espero que al Alba, tu Alma me espere al otro lado del Velo. 

Aralba 

P.D. 

OUR, es el seudónimo de Alberto Martínez – Lacaci Perez-Cosio, mi Mentor, Mecenas y hermano; pero sobre todas las cosas, mi AMIGO 

La Transición del Fenix

Suceso Real de Tiempos Pretéritos (Recuerden que en estas Planchas solo se pueden cincelar hechos reales)

La resplandeciente faz, sin embargo demacrada, del gran genio de los hermetistas físicos, reposaba semi inconsciente en mis manos por haber perdido, aquel, una importante cantidad de fluido vital; consecuencia de una pérfida herida proferida de la mano de un cruel corsario, cuya procedencia ignota se remonta a los lejanos tiempos en que el Gran Consejo del Templo Oriental aún existía. 

- ¿Porqué has tenido que venir a mí, amado Aralba, a fallecer al abrigo de mi humilde capa...? ¡Dime! 

El mal herido héroe hizo un gran esfuerzo para intentar reponerse de su fatal herida y así poder contestar a mi arrogante cuestión. 

- Betz, tú eres el Venerable Guardián de la Parca. ¿Dónde, mejor que en tu seno, podría fenecer? 

- ¿Quién te ha producido semejante afrenta? – pregunté malhumorado, mientras mi aspecto enfurecía hasta cambiar mi aspecto -, ¡Dímelo Aralba! No dejemos impune el asesinato de un bárbaro. 

- ¡No, no...! Amigo. El Pirata Nau ha muerto, aunque lo grave del caso es que dejó secuestrado, en paradero desconocido, al Maestro Tus. 

- Intenté descubrir –continuó el malherido con su entrecortada disertación -, donde se hallaba con el fin de salvar su vida; pero yo mismo quedé prisionero cuando mi navío quedó embarrancado en el Océano Vivo. Allá donde las serpentinas algas atrapan a los barcos que intentan aventurarse más allá de las fronteras de la Estigia 

- Nau –repetí mentalmente, tras haber escuchado a mi amigo herido -, menuda rapiña depredadora de los trece mares. 

Eché las cartas mágicas con el fin de localizar, con ayuda de los dioses, tanto al prisionero Maestro Tus como para conocer, de primera mano, lo que realmente había sucedido en el seno del Templo Oriental. Era mi obligación dejar descansar a mi dolido compañero, Guardián inefable de las puertas infernales del Averno. 

- La torre derruida. Maldición, ahora puedo entenderlo; pues el fin del templo cristalino aquí nos es mostrado. Derruido por los rayos de Zeus que delegados se encontraban en el mágico báculo de Tus. 

¿Hasta donde se quería llegar con el grandioso proyecto de Veredia?. Ahora lo entiendo, la carta del diablo me lo muestra, todo no ha sido más que humana manipulación. 

Primero mujeres escarlata, lumis o religiosas meretrices, luego nada 

Segundo, mágicos rituales iniciáticos , después nada. El vacío... 

La Emperatriz aparece en el tablero. La Reina marchó del reino y los caballeros se dieron a la bebida y a la huida que ofrecen los falsos placeres de la Vida. Sin Dama y caballeros, murió el reino. 

La estampa de la muerte me indica una existencia corta. Tan sólo algunos eones, me indica mi intuición, pero y Aralba ¿Qué pinta mi moribundo amigo en tan macabra historia?. ¡Aja!, Ahora puedo verlo claro, pues nada se hizo con consciencia de hacer daño o por motivo de maldad. El cambio o evolución ha sido quien ha alimentado la profecía. 

La Torre destruida por el rayo, ha sido utilizada por las fuerzas constructoras, demiúrgicas, del Universo con el fin de conducir al Iniciado, de las Ciencias antiguas, hasta el mismo pórtico del mundo Adámico primigenio; lugar donde los místicos suelen meditar para conseguir las directrices celestiales. 

Paradojas de la Vida. ¿Puede denominarse viviente a este despojo que reposa, inerte, en mis brazos? 

Dejé al agonizante Heracles al cuidado de mis esculturales Walkirias y tomé la afilada guadaña para, sin perder tiempo, encaminarme al Océano Vivo y al que muchos marinos conocían como la Eterna Muerte Verde. 

- ¡Organicus mortis, Lucis viajerum interiorum! 

Tras pronunciar la empírica llave, un fogonazo de multicolor belleza y fulgurante resplandor me condujo, al instante hasta el navío inerte, cuyas maderas crujían bajo la temible presión de la tupida maleza de las diabólicas algas. Ya no era más que un féretro contenedor de lascivos gusanos que se alimentan de la carne putrefacta y que antaño contuviera vida. 

Se habían convertido, tanto el barco como sus inertes moradores, en botín de guerra. Un botín que me pertenecía sin que yo hubiese dado ningún consentimiento. ¿Quién había osado hacerme tal afrenta? ¡Nau!. 

Los cadáveres, según me adentraba en el habitáculo, yacían por todas partes y en las más horribles posturas. La podredumbre y la pestilencia iban siendo cubiertos por el mugriento musgo que en este lugar de muerte habitaba. 

- ¿Cuántos meses habrían estado, sus moradores, sin haber probado alimento? Más que las correosas e incomestibles algas que apresaron el barco y contaminaran sus cuerpos; ya condenados, a la más horrible de las muertes. 

Regresé a cubierta, tras contabilizar mi botín, y pude comprobar como el negro estandarte con la blanca calavera bordada, aún permanecía alzada cual pendón mantenido por oscuras fuerzas mecidas por el viento; pero su tejido estaba roído por la acidez de las aguas y manchado por el incesante moho que con avidez iba tomando posesión de su captura. 

Penetré en la sala del timonel y allí estaba tumbado, con los brazos abiertos y las palmas de sus manos extendidas, el malvado Nau, único responsable del naufragio y de la posterior muerte del teúrgico mago Tus. 

Allí, en una de sus descarnadas manos, roídas por invisibles gusanos, permanecía abierto el libro de bitácora. 

Con tal brusquedad retiré de sus cadavéricas manos, aquel escrito, que aquellas cayeron desmembrándose de los hombros que las sustentaran. 

No puedo indicar cuanto tiempo permanecí leyendo dicho documento; pero lo cierto es, que a partir de entonces, empecé a comprender todo lo que en el lugar había sucedido y del porqué de la mortal herida que afligía al guardián del Diablo, mi Amigo Aralba. 

Todo estaba saliendo, según la profecía..., según había sido escrito, desde tiempo inmemorial, en la genealogía de las estrellas. Con el fin de llevar a buen puerto el escrito destino de la humanidad y por ende de todo el Universo material. 

El soberbio y avaro corsario buscó, cual Pegaso, despegar del árido suelo para elevarse hacia planos y dimensiones etéricas ; aunque ello supusiese la traición al maestro Tus y a toda la tripulación del Oasis de Menfis. 

De lo que no se percató, el malvado corsario, fue que el crecimiento vertical en el camino de la espiritualidad requiere , como trabajo extra en el lado de la materia, de algo de similar valor contable y a lo que los místicos de todos los tiempos han denominado como Caridad o Amor. 

- Nau acogió, en su ostentoso navío, a varios navegantes versados en las más sofisticadas artes de la supervivencia. Eran auténticos maestros en sus especialidades y lo que el Pirata no supo adivinar es que cada uno llevaba, en esta vida, su propio trabajo a desarrollar y que contra el escrito destino no se puede luchar sin caer derrotado al final. 

- La mayor parte de los tripulantes que acompañaron, al auto erigido capitán, al llegar a las aguas verdes, lo abandonaron cuando comprobaron el peligro que suponía el quedar varados en tan inhóspita y húmeda pradera; sin embargo, el Iniciado, aunque ingenuo, Aralba le había tomado un caro apego. Apego que con posterioridad fuera traicionado por su pretendido amigo. 

Ya estaba todo leído y consideraba haberlo comprendido; así es que dispuse mi guadaña de acero para que me condujese al moribundo Tus, quien yacía gravemente herido entre las ruinas donde se encontrara el Templo Oriental. En la Isla de la Falsa Luz. 

No me fue difícil localizarlo; pues al guardián de la Parca, pocas cosas le están vedadas, sobre todo cuando está presente la inminencia de la muerte. 

Tras su encuentro, miré en lo más profundo de sus rasgados ojos, encontrándolos llorosos y cargados de una penosa amargura; debido, quizá a su pasado. Todo lo que construyera, se encontraba derruido y sin posibilidad de reconstrucción. Su cuerpo permanecía destrozado y cubierto por las pesadas piedras que en un otrora cercano constituyeran la estructura de la famosísima torre. 

Tras un minucioso examen, descubrí que la argamasa que había unido, dichas piedras, eran sólo arena. Tal construcción jamás podría tener el beneplácito del violento Júpiter y así el eléctrico fuego de Zeus pudo cebarse, sin problemas, en la madera de sus pilares y vigas. 

- Amado Tus –lo miré con gran pena -, debes saber que no puedo salvarte, pues caíste, por ti mismo, bajo el falso poder del nigromante Nau y tu divino espíritu ha sido absorbido , tras ser engañado, por las ilusorias fantasías del mundo de Maya. Ningún trabajo que se realiza con apresuramiento, sin la voluntad necesaria, puede llevarse a buen término. 

- La lógica de las personas que te acompañaran, en la travesía del Océano de la Vida, era dirigida por la sensatez y ello te dejó al pairo con lo que tú denominas filosofía y a lo que yo y los dioses conocemos como mitología. Gran cultivo de sofismas... ¿sabes?. Grandilocuentes, ellos, y sólo útiles a modo de juego para llenar el ocio de los falsos aristócratas entre los que tu te encuentras. 

Tus me sonrió. 

- Vete a tomar por culo, hijo de puta – dijo. 

Tras tres, siempre tres, golpes de tos y sin perder la compostura, el yaciente expiró por su boca el aliento de vida que aún Le quedaba. Vi como su espíritu volaba hacia las más altas esferas. Aquellas que en vida intentara alcanzar y que a pesar de sus esfuerzos no consiguiera jamás. 

En el camino del arte había llegado hasta las más altas cotas de persuasión; pero sobre todo de manipulación. El Poder sobre los semejantes se cimienta en la falta de escrúpulos. El problema radica en que cuando dicha actitud se usa en beneficio propio y egoísta, todo fracasa; ya que dicho poder se revuelve, infernalmente, contra quien lo ha utilizado. 

Ese fuego es el que del cielo ha caído sepultándote con todo el peso de tu propia creación. 

- Amado Tus – le dije al cuerpo sin vida -, sigue soñando con esos mundos superiores que pertenecen, sin duda, a otras dimensiones y sobre todas las cosas, ¡procura descansar en paz! 

Cuando llegara a su lado, el Hermano Aralba no podía hablar. Él visitó, antaño, esos mundos; pero llegó a la comprensión de que habíamos llegado aquí a la Tierra para desarrollar un trabajo imposible de realizar en otros más elevados y que ya conocíamos aunque hubiésemos perdido la consciencia de ello. Es estúpido, decía, que nos retrotraigamos a épocas pasadas de cursos que ya han sido pasados. Nuestro trabajo se debe desarrollar aquí en el Mundo a favor de nuestros semejantes para conseguir la Igualdad y la Libertad de todos nuestros congéneres utilizando la poderosa herramienta del Amor. Sólo, de este modo, podremos encontrar la felicidad que nos permita escalar un peldaño más en la evolución que nos depara el Destino. 

De un certero tajo corté, con la guadaña, la cabeza del Amado Tus y su Fénix salió resplandeciente y luminoso al encuentro del Aura Vital que poco ante abandonara su cuerpo, ya tan sólo dominado por larvas de insectos y otros gusanos. 

Mis bellas y crueles Walkirias habían cuidado con ternura y esmero al moribundo Aralba. En el rostro del Hermano Rosacruz reconocí la tristeza. 

Tanto y tanto se había entregado a los demás, que el malvado corsario Nau lo había utilizado hasta dejarlo sin fuerzas para poder luchar; pero ahora, yo, comprendía que más daño que todo eso, su dolor se debía al desamor de su Amado hermano Tus. 

Volví a mirar en sus resplandecientes ojos verdes, antes de que yo Betz “Alegre Guardián de la Muerte” utilizara de nuevo mi divina y mortífera arma con el fin de separar su cabeza del torso. Así fue. 

Ante mis extrañados ojos, pude contemplar algo que, jamás, en mi larga vida había contemplado. 

El cuerpo de Aralba se disolvió y un magnífico Fénix de rojo carmesí, mutando del amarillo al celeste, se elevó hasta situarse en la vertical del ya silente corazón del Iniciado. 

La mítica ave de fuego cambió su constitución hasta mostrar una presencia angélica que mostraba, en todo su esplendor, la esencia física y espiritual que tuviera, en otro tiempo, el difunto cuerpo. 

Mi impenetrable rostro de guardián de la Parca fue observado por la divina Entidad que se encontraba ante mí. Noté como con palabras inaudibles me dedicaba unas pocas frases. 

- Tú, Parca, que para los humanos representas el horror de la muerte. La paradoja quiere que seas el Guardián del Umbral de la Nueva Vida para los Caballeros Rosacruces. 

- Aquí, en el Mundo de Maya o Tierra, dejo a mi amado To “el no iniciado”, para que deje de soñar en estúpidas fantasías y termine, de una vez por todas, el trabajo que vino a desarrollar. 

- Betz, cuídalo durante un poco de tiempo, yo te hago responsable, hasta que pueda ser aceptado por sus hermanos. Y pase lo que pase; no te quepa la menor duda, que siempre permanecerá contigo. 

- Deja los tristes hábitos de la muerte y vístete con los refulgentes de la Vida. Ahora debo marchar para realizar otros trabajos en las esferas del más allá. 

Un resplandeciente fogonazo hizo que ocultara mis ojos tras de mi brazo. El fantasma desapareció dejando en mis manos el latiente cuerpo de To, cuya rosada cabeza, misteriosamente, permanecía unida a su cuerpo. 

- ¿Dónde estoy, que pasa? – me dijo al recobrar la consciencia. 

- ¡Dónde debes de estar! –contesté -, en el Umbral entre la Muerte y la Vida, entre la Vida y la Muerte. 

Aralba 

Grant Morrison : Cómo Hablar con los Dioses


En este caso concreto, hemos querido que sea el propio "Iluminista" Grant Morrison quien nos hable, sobre lo humano y sobre lo Divino. Este Guionista de Comics, Iniciado Interno en los Misterios Iluministas, como cualquiera de sus Hermanos, trabaja solo, para que su Luz no pueda mezclarse con la de otros y así elevarse su resplandor hasta el punto de convertirse en una llamada de peligro para el Mundo de las Sombras, consiguiendo atraer así la atención de los Arcontes y poner en peligro el Objetivo Final: Liberar a la raza Humana de la opresión de sus propias criaturas, de seres sin vida  propia y que más tienen que ver con nuestros sueños que con dioses o demonios. El Título de su más querida Obra, Los Invisibles, no es baladí dado que de eso se trata: De pasar desapercibidos para poder atacar al Sistema en sus puntos más débiles, sin que apenas pueda llegar a enterarse. Pasar desapercibido significa que te tomen por loco o al menos por extravagante; pero nunca peligroso. Ahora, les dejo con las palabras de Grant Morrison, uno de los más destacados Maestros Iluministas vivos y, como no, un referente a seguir.



Aceptemos esto de momento: hay Grandes Ideas en el mundo. Eran Grandes antes de que naciéramos y lo aún lo serán durante mucho tiempo después de que seamos polvo. El Odio es una de esas ideas, y el Amor es otra de ellas. Tenemos luego el Miedo, y la Culpa. Así pues... para invocar a un dios, lo único que hay que hacer es concentrarse en ese dios excluyendo cualquier otro pensamiento. Digamos que quieres invocar la Gran Idea Comunicación en la forma del dios Hermes, de forma que te garantice una lengua de plata.

Hermes es la personificación Griega de la inteligencia rápida, arte y embrujo; las cualidades que representa tomaron forma física a partir de los artistas clásicos en un símbolo de veloz y desnuda juventud, con las finas alas de un ave joven y vestido tan sólo con corrientes de aire. Hermes es una condensación en forma pictórica - un sigil, de hecho -, de un estado fácilmente reconocible de la consciencia humana. Cuando nuestras palabras y nuestra mente son ágiles, cuando conjuramos la risa desde los otros, cuando hacemos poesía, estamos en la presencia de Hermes. Estamos, de hecho, poseídos por ese dios.

No estoy sugiriendo que exista un Monte Olimpo platónico real donde una serie de dioses tipo Hollywood se sientan alrededor de un estanque observando los asuntos de los mortales haciendo pausas tan sólo para bajar a nuestro mundo cuando alguno de nosotros cree en ellos lo suficientemente fuerte. Resultaría una forma demasiado complicada para explicar algo bastante simple; la verdad es que no tiene que existir un Monte Olimpo para que encuentres a Hermes o algo que se le parezca bajo un nombre distinto. Ni siquiera tienes que "creer" en los dioses griegos para invocar a cualquiera de ellos.

Hermes personifica una Gran Idea, y todo lo que tienes que hacer es pensarle fervientemente y aparecerá tan veloz en tu mente que le reconocerás al instante. La gente tiende a ser poseída por dioses arbitratiamente porque no los reconocen como tales; una persona puede ser dominada por la ira (el dios griego Ares), podemos dejarnos llevar por la pasión (Afrodita) o por la aflicción (Hades). en la vida encontramos estas Grandes Ideas todos los días, pero ya no usamos la palabra "dios" para describirlas. El mago evoca conscientemente estos estados y los renombra en estos dioses para separarlos de su Yo, para poder estudiarlos y aprender. Quizá querrías conectar con Hermes si estás comenzando una novela o dando una charla o simplemente quieres entretener a una nueva pareja con tu ingenio.



¿Cuántos Hermes? La forma que una Gran Idea toma dependerá de tu tradición y deseos. La bella juventud eléctrica de los griegos es una imagen bien conocida en las culturas occidenteles, habiendo sido apropiada para todo desde los comics de la edad de oro de Flash hasta el logo de la cadena de floristas Interflora. Otras culturas personifican velocidad, ingenio e ilusión de forma ligeramente diferente, pero el complejo de ideas se mantiene similar en todas partes: velocidad, palabras, escritura, magia, ingenio, son todas cualidades que asociaríamos con Hermes; pero en la India esta Gran Idea no está encarnada en este veloz corredor sino como un joven rechoncho con cabeza de elefante que con un colmillo roto escribe la historia del universo. Este es Ganesh, el escriba del panteón hindú. En Egipto, el equivalente a esta Gran Idea es Thoth.

En tradiciones nórdicas, Odin o Wotan es el Señor del Rayo y la comunicación (Wotan tiene un sólo ojo y en sus hombros se sientan los cuervos Pensamiento y Memoria que le traen datos instantáneos desde todos los rincones del mundo). Hermes. Mercurio, Odin, Ganesh, Thoth; todos estos nombres representan distintas formas físicas en las que representar la comunicación y la velocidad. Algunos tipos de reduccionistas podrían entender en este significado la consideración que el "Monte Olimpo" es una metáfora sobre una 'consciencia colectiva'.

Experimento: Escoge a un dios o demonio tradicional de algún libro de mitología y aprende todo lo que puedas sobre lo que elijas. Sugiero empezar con una deidad benigna a no ser de que seas estúpido o muy duro y te apetezca meterte en asuntos mentales sucios, en cuyo caso recomendaría elegir algún demonio de los grimorios medievales y confiar en tener fuerza suficiente como para manejar la intensidad de los sentimientos negativos que encarnan estos "demonios". En cualquier caso, sugeriría comenzar con Hermes, dios de la Magia, en su forma como Ganesh. 



A Ganesh se le conoce como el destructor de obstáculos y parte de sus características es la apertura que proporciona al mundo mágico, con lo que es bueno siempre pedir su apoyo si piensas en serio acerca de seguir un camino 'mágico' . Llama fervientemente a Hermes. Haz de sus atributos tu lujuria. Bebe café o Red Bull en su nombre o métete una raya de speed, dependiendo de tus niveles de abuso de drogas. Llena tu cabeza con imágenes de veloces jets y trenes-bala. Pon el "Ray of Light" de Madonna y llama a Hermes. Rodéate con comics de Flash e invoca a Hermes.

Apréciale con tus propias palabras, y llámalo en tí, construyendo un puente entre tus propios sentimientos relacionados con él y las energías descendientes de la Gran Idea. La llegada del dios es fácilmente distinguible; deberías sentir algún sentido de presencia o incluso una posesión suave (recuerda lo que esto significa; estamos "poseídos" por Venus cuando el Amor destruye nuestra razón. Estamos poseídos por Marte cuando la Ira nos ciega. Aprende a reconocer los sentimientos específicos que describe la palabra "posesión". Esto te permitirá estudiar a tu Gran Idea elegida y sus efectos en el sistema nervioso humano desde muy cerca sin llegar a estar muy asustado o superado emocionalmente y sin control) Podrías notar una tendencia o voz distinta en tu cabeza con un carácter externo y extraño pero aún familiar, como algo separado de tí. Haz preguntas, apunta las respuestas en tu cabeza.

Recuerda todo lo que oigas o sientas y apúntalo por estúpido que parezca. Mantén la sensación de contacto, pregunta y respuesta, mientras veas que puedes aprender algo. Recuerda también que Hermes es ingenioso y juega y le encantan los juegos del lenguaje, así que prepárate para acertijos y juegos de palabras inteligentes cuando contactes esta Gran Idea. A veces el rápido torrente de pullas y bromas puede parecer una pesadilla de iteraciones fractales, pero si vas a jugar con Hermes, prepárate para pensar rápido e impresionar con tu velocidad.

Si, por el contrario, sólo hay un débil resultado o ninguno en absoluto acerca de presencias externas, no te preocupes. Intentalo de nuevo con Ganesh, Odin o un dios con el que te encuentres más cómodo. Continúa con el experimento hasta que consigas generar el estado mental requerido. No es difícil; si puedes hacerte sentir Ira, o Triste o Feliz pensando sobre algo (y la mayoría de la gente puede), ya estás preparado para invocar dioses y Grandes Ideas.


Los demonios son... Nada más y nada menos que la forma en la que te sientes cuando alguien que querías te ha abandonado, cuando has sido humillado en público, o cualquiera de los otros valores típicos negativos a los que tenemos acceso como seres humanos. El Infierno es tan sólo la Degradación Eterna y donde se deshace nuestro Ser. Cuando Nietzsche proclamó que dios estaba muerto, se le olvidó añadir que Satán también está muerto y que somos libres de toda esta antigua lacra. Experimento: Utiliza las técnicas aprendidas para invocar a dioses y demonios clásicos y aplícalos a cosas que sabes seguro que no son reales, como los dioses de los libros de comics de Jack Kirby, los monstruos de los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft, personajes de Pokemon, o los Cenobitas de Clive Barker.

Descubrirás que puedes evocar a cualquiera de estos personajes de la misma manera. En lugar de Hermes, dios mensajero, es posible invocar lo mismo desde una perspectiva cultural totalmente distinta - recomiendo al menos una invocación de la fuerza veloz de Hermes en la forma de Metron, el nuevo explorador intelectual informático de los comics de "Nuevos Dioses" de Jack Kirby. He tenido bastante éxito contactando con los Dioses de Kirby, incluyendo un memorable encuentro con la Gran Idea de la Ira Justa en su aspecto como "Orion" en los interminables campos de batalla cósmicos del Cuarto Mundo.

Invoca la fuerza guerrera y energía marcial en la forma de Orion rodeándote con imágenes de los comics de Kirby, tocando "Marte" de la Suite de los Planetas o el "Revolution #9" de los Beatles, o con el sonido de disparos y bombas desde un disco de efectos especiales. Invoca a James Bond antes de una cita tocando los temas de Goldfinger y Thunderball vestido con traje de pingüino. O intenta invocar a Dionysos, el dios del delirio creativo, en su aspecto juguetón, Ace Ventura, el detective de las películas de Jim Carrey - rodéate de tus propios animales de juguete y mascotas, pon las películas, imita la forma de moverse del autor y utilízalos para formular un sigil físico que puedas llevar a cabo en el espacio de tu ritual. Haz esto hasta que te conviertas en Dyonisos como Ace Ventura.

Atiende a lo que sucede a tu sensación del yo y piensa en formas en las que usar estas nuevas cualidades "divinas" que has invocado en tí mismo (o traído de tu "subconsciente", o elegido, dependiendo de qué modelo utilizas para explicar tus experiencias). Piensa en estas nuevas características o dioses como aplicaciones y cárgalas en tu cabeza cuando necesites usarlas. Cuanto más cargues una aplicación en tu cabeza, parece convertirse en más convincente e intrínseco al Yo. Por eso es por lo que los actores a veces tienen que hacer un esfuerzo para "bajar" de los roles que están interpretando y por lo que los magos a veces se sienten poseídos por dioses o demonios; estas aplicaciones están ejecutándose allí. Podrás ver que estos dioses son "características" o estados por defecto de la consciencia disponibles para todos. Con mucha práctica adquirirás facilidad para acceder a estos estados en tí. No hay que asumir aun así que estos estados sean sólo procesos internos psicológicos.

Estas Grandes Ideas llevan aquí desde hace mucho tiempo antes de que llegaras, y seguirán durante una buena temporada desde que te vayas. Podrían considerarse cualidades poderosas y autónomas, y deberían ser respetadas como tales. Invocar mucha ira en tu vida te puede convertir en un broncas, invocar demasiada comunicación pagándolo con otras características te puede convertir en un pedante, y así. Siempre hay un peligro de que un "dios" sea adorado por encima de los otros. Si invocas a Ace Ventura podría ser que en lugar de ser divertido y creativo fueras un coñazo. Si invocas a los Cenobitas de Clive Barker sólo para ver si todo esto tiene mucho sentido, prepárate para tener que enfrentarte con asuntos fuertes de dominación, tortura, sumisión y dolor, pues estos son los parámetros que definen la conducta de los Cenobitas.



Eh tio, ¿donde está mi ego? El "ego" - en el sentido negativo - es ese sentido calcificado de un "Yo" estable y sin cambios, que la gente utiliza para defenderse contra el Miedo ante el Cambio y la Muerte. Es el Yo como una armadura; reconfortante y con capacidad de proteger, a veces el Ego no deja mucho sitio para maniobrar o adaptarse a nuevas situaciones. Por otro lado el Ego puede ser un arma poderosa que crea ese empuje heróico hacia la trascendencia que consume y resuelve ese mismo empuje dirigiéndolo hacia un contexto superior. Es interesante notar que no puedes ir más allá de tu Ego hasta que no hayas desarrollado uno hacia el que ir más allá.

El ego, como Ser Individual, son los andamios para aquello que llamamos superyo o el memeplex (para utilizar el término de Susan Blackmore para lo que llamamos "personalidad" - ver "La máquina de memes" (Oxford University Press, Mayo 2000 para más cosas acerca de la teoría de la Dra. Blackmore). El andamiaje es una parte necesaria para cualquier proyecto de construcción, pero durante los últimos doscientos años se nos ha insistido en que confundamos el andamiaje con el propio edificio.

El individuo soberano alguna vez pareció tal premio respecto al desarrollo evolutivo de la mente que ahora es muy difícil dejarlo ir sin incurrir en traumas de extinción existencial, pero como todas las fases del crecimiento es tan sólo una fase, y ha de ser superada. Demoler el concepto del individuo creando deliberadamente una multitud de egos, personas, memeplexes o yoes, tiene la intención, al menos para mí, de ser un método para romper el calcificado concepto existencial de Yo en una serie de constelaciones fluidas de Múltiples Personalidades, desnudando a "la personalidad" y mostrándola como tan sólo una opción de comportamiento dentro de un menú de muchas.

El Abismo Aleister Crowley encarnaba la destrucción de las estructuras del Yo Egoico como el Choronzon (o Chorizón xD), el Demonio 333. Choronzon, nos dice, es el guardián devorador de todo que habita el "Abismo" (siendo el Abismo un término adecuadamente dramático y evocativo para una 'brecha' experiencial en la consciencia humana). El término puede ser aplicado al estado mental durante el cual la consciencia del Yo Egoico empieza a canibalizarse en lugar de confrontar el habitualmente atemorizador hecho de que la Personalidad no es "real" en el sentido existencial sino tan sólo una estrategia de conducta.

La mayor parte de nosotros ha tenido alguna pequeña experiencia del gigantesco complejo fronterizo Mega-ChoronzonnoznorohC-ageM; el encuentro Choronzonico está presente en el implacable y aburrido autocuestionamiento de la bajada de las anfetaminas o la fiebre, y las experiencias cercanas a la muerte. Imagina esa parte de la mente que no hace más que charlar en tu cabeza aniquilándose en un autoanálisis imparable, y escucharás la voz de Choronzon. Choronzon es entonces este Yo Existencial en su último aliento, masticando su propio cerebro, buscando sustento y hallando tan sólo el acertijo en el Fondo que no tiene Fondo. Choronzon es cuando no queda nada excepto la muerte ante la nada.

Más allá, los conceptos de identidad y personalidad no pueden sobrevivir. Más allá, no somos ya más nuestro Yo. La "personalidad" en la orilla del Abismo hará cualquier cosa, dirá cualquier cosa y encontrará cualquier excusa para evitar este paso de desintegración hacia el "no-ser". La mayor parte de nosotros en las cada vez más populares tradiciones consumistas occidentales tendemos a esperar hasta la muerte antes de tan siquiera considerar el Choronzon.

Dado que sólo podemos asumir que el sentido del Yo-Egoico es devorado en una llamarada de culpa o furia o negación o paz perfecta paz a través de la última inundación de endorfinas que se nos permite durante los cinco minutos anteriores a la muerte cerebral, el momento de la muerte me resulta uno especialmente vulnerable en el que también tendremos que hacer frente al terror existencial por primera vez. Mejor ir ahí pronto y explorar el paisaje. Morir antes de morir es una de las grandes experiencias del camino mágico.

El Abismo entonces, es ese límite de la consciencia de sí donde el significado se rinde y da la vuelta convirtiéndose en su absoluto apuesto, consumiéndose en el "Ácido Choronzonico", un hipersolvente capaz de disolver el YoqueesYo. Aquí se encuentra la inmensa frontera entre el Ser y el No Ser al filo de la Consciencia Egoica y aniquilado contra ella. El Abismo es un hiato en la consciencia, donde las nociones sobre identidad, raza, ser y territorio se consumen en una agonizante furia de contradicción. 

Experimento: El "Juramento del Abismo" (Oath of the Abyss), es un encuentro corrosivo con las fuerzas Choronzonicas dentro de la personalidad. No es algo que llevar a cabo con ligereza, y sugeriría muchos años de desarrollo antes de intentar algo tan estúpido y glamouroso como destruir tu Yo tan cuidadosamente establecido. Las recompensas de un cruce exitoso del Abismo son muchas, pero un intento fallido puede dejarte roto por dentro, consumido por la duda, el miedo y la inseguridad, y bastante poco útil... ¡Revuelta a través de la magia! Seguir caminos de la "magia" es en sí un acto revolucionario con consecuencias de gran alcance.

De todas formas, antes de lanzarte a destruir "el Sistema", recuerda primero que nosotros lo construímos y en nuestro propio interés. Lo sostenemos constantemente, tanto con nuestra ayuda estando de acuerdo, o en oposición con nuestra disidencia. Los oponentes del Sistema son una función de este tanto como lo son sus defensores. El Sistema es un fantasma ensamblado en las mentes de los seres humanos que operan dentro del Sistema. Es un padre virtual que hicimos que cuidara de nosotros. Lo hicimos muy grande y muy difícil de ver en su totalidad, y le servimos y nutrimos cada día.

Por cada McDonalds que vueles, "ellos" construirán dos. En lugar de deslizar bolitas de Semtex entre los Happy Meals y la bandeja de plástico, sube a través de los rangos, echa a la junta de Directores y reconvierte la compañía en algo totalmente distinto; se aprendería bastante magia por el camino. Entonces conquista Disney, Nintendo, lo que te apetezca. Lo que quiero decir con esto es, ¿y si "el Sistema" no es nuetro enemigo después de todo? ¿Y si en lugar de eso es sólo nuestro campo de juego, el 'entorno natural' en el que hemos crecido? ¿Y si sólo es nuestra jungla y océano, entorno artificial... en el que jugar con las mentes y donde danzar y transformar las cosas, lo mejor que podamos, en poesía?

Página del Texto Original: