sábado, 24 de mayo de 2014

Reflexiona: (Por sus obras los conoceréis)

En algunas ocasiones hemos venido indicando que algunas joyas de la verdad se encuentran inmersas en lo más profundo de la miseria y del estiércol de la Sociedad y, cada día que pasa estoy más convencido de ello.

Hoy me dirijo a ese apestoso e insano estercolero de la humanidad que mantiene sus tesoros tan ocultos que jamás podrán disfrutar de ellos si no cambian de actitud hacia sus congéneres e incluso hacia el resto de la naturaleza.

La violencia, el odio, el racismo, machismos y otros ismos, la intolerencia en suma, nos convierten en agentes del Sistema; es decir nos impiden ser independientes de las alimañas que vienen ordeñando a la humanidad desde el principio de los tiempos.

Ves a alguien que te molesta, que te estorba, que te disgusta y ¿Qué es lo primero que pasa por tu mente?, sí, vengarte, eliminarlo como una apestosa alimaña; pero ¿Qué consigues con eso si el problema se encuentra dentro de nosotros mismos? ¡Nada en absoluto! Sino proporcionar alimento fresco a los arcontes que nos tienen enjaulados, cual animales de un rebaño domesticado.

La verdadera batalla, la única sensata y que vale, es la que mantenemos con nosotros mismos por la preeminencia de nuestra parte natural, anclada al Sistema o de nuestra parte espiritual que algún día deberá elevar su vuelo para alcanzar su verdadero Hogar Celeste.

Me consta, ya lo sé, que cuando arremetes contra negros, judíos, comunistas, fascistas, y otra calaña, como tú los llamas, piensas que estás actuando como una especie de súper héroe, un Jabato o Capitán Trueno; pero no te das cuenta que justo haces lo contrario. 

El eliminar, el torturar o matar a alguien no sirve de nada; fíjate que no digo de poco o mucho, te digo de nada, pues aunque mates el cuerpo, su espíritu pervive, y lo único que haces es meter más leña en el fuego en el que todos nosotros estamos siendo cocinados para la mayor gloria gastronómica de seres invisibles que se alimentan de nuestra energía negativa.

Cuando actuamos por odio creamos una especie de criatura invisible compuesta de nuestra energía y si esa entidad se junta con otras muchas conforma otra Entidad mucho mayor que será devorada por las máquinas que gobiernan nuestro Mundo. 

De hecho es la energía que las mantiene en funcionamiento y dado que siendo positivos y buenos, amables en definitiva, no producimos dicho alimento, son esas entidades quienes introduciéndose dentro de nuestras mentes, porque las dejamos entrar, nos instan a actuar de forma rencorosa hacia nuestros semejantes como si ellos fuesen, en realidad, los responsables de nuestras desdichas y entonces, creyendo que actuamos por nuestra cuenta y por el bien de algún alto designio y de forma independiente, resulta que lo que hacemos es actuar como el perro que es lanzado por su amo hacia su presa.

Te ruego, querido Hermano y Amigo, que antes de dejarte llevar por cualquier tipo de populismo insano que señale a unos u otros como los responsables de nuestras penas y desgracias, te lo pienses un poco y recuerdes que cada vez que te enfureces pierdes algo de tu control individual. Te dejas llevar por tu naturaleza animal que, ahora, en lugar de ser controlada por tu Joya Interna, tu Verdadero Ser Espiritual, lo está siendo por una jauría de demonios que podrías destruir con tan solo dejar de pensar en ellos, dejar de actuar como una fiera salvaje que es azuzada para atacar a sus iguales, a sus hermanos de la misma Especie.

Con esto ¿Qué te estoy diciendo? Que no mires solamente las ideas de las personas que te rodean. Las ideas pueden ser maravillosas y estar constituidas por una gran cantidad de Verdad; pero no vale solo eso, la Verdad debe de manifestarse en sus vidas, en sus acciones. Las gentes que señalan a otras gentes como el enemigo, del modo que sea, son cautivos del Sistema y muestran la Verdad como los loros que repiten las voces de sus amos. Recuerda que el Diablo conoce a Dios, el nunca dudará de su existencia y por su antigüedad conoce gran parte de la verdad si no toda; pero no por ello dejemos que siga siendo nuestro Amo.

Recuerda que esto tan solo es una metáfora pues ni Dios ni el Diablo existen tal y como nos los han mostrado las religiones, pues Dios es la Joya que llevamos oculta en nuestro interior, el Ave Fénix, la Quinta esencia del Mundo Original del que vinimos y el Diablo y sus hordas no son otra cosa que las fuerzas de la ignorancia que mantienen este Mundo en un movimiento, como una noria, de permanente irracionalidad. 

Los amos inteligentes dirigidos por sus criaturas previamente programadas. Esa es la Verdad actual.

La próxima vez que te venga una imagen a la mente de Odio o Rencor hacia uno de tus hermanos piensa en lo que te digo. No dejes que la mascota, con inteligencia artificial, que en su día crearas te domine. No dejes ser liderado por la irracionalidad.


Aralba

viernes, 23 de mayo de 2014

El Quinto Elemento


Ángel Ruiz Cediel


El impresionante logro que termina de realizar la Ciencia, a través de los resultados obtenidos en el Acelerador de Hadrones de Ginebra, no es en realidad sino la constatación de la existencia de algo tan remoto como lo que los griegos clásicos llamaban éter, hoy renombrado el propio de Campo de Higgs, en el que el Bosón de Higgs es su quanto. Han encontrado –o confirmado científicamente- la existencia del Quinto Elemento (agua, tierra, aire, fuego y éter -o Campo de Higgs-), la quintaesencia que trató de comprender Empédocles y que predefinió Platón, la substancia primordial que defendía Aristóteles, la naturaleza perfecta que intentó describir Salomón o el elemento primordial que Hugo de Santalla definió en el s. X en su “De secretis naturae” como “un elemento primordial en forma de calor o espíritu ígneo, de sutil consistencia material, que está presente en todo el universo, dotándolo de movimiento, comunicando sus partes y que es capaz tanto de formar como de descomponer cualquier sustancia natural.“

El éter o Quinto Elemento fue perseguido a lo largo de la Historia tanto por la Ciencia como por la Alquimia, unos para negarlo y otros para corroborar su existencia. Maxwell y sus ecuaciones primero, Faraday después y Tesla más tarde, intentaron definir su existencia, alcanzándose con el experimento de Michelson-Morley, a principios del s. XX, la conclusión de que el éter o quintaesencia no existía, pues que no alteraba la velocidad de la luz en cualquier dirección que se proyectara. La cuestión pareció zanjada, al menos hasta que los postulados de la recién nacida Física Cuántica, vitalizada por brillantes mentes como la de Plank que demuestran la imperiosa necesidad de su existencia para explicar el orden físico de la materia. Por una parte, si con el experimento Michelson-Morley pareció demostrar la no-existencia del éter por cuanto no invalidaba la Teoría General de la Relatividad, las ecuaciones cuánticas aseveraban todo lo contrario, ya que eran mensurables ciertas fluctuaciones en la energía de los campos electromagnéticos. ¿Cómo podía una sustancia o elemento ser tan contradictorio?... Parecía que la Física había llegado a un nudo gordiano que por el momento no era capaz de deshacer. Sin embargo, aunque el fracaso del mencionado experimento corroboraba la Teoría General de la Relatividad, fue el propio Einstein uno de los más firmes defensores de la existencia del éter. Volvió a poner el asunto sobre el tapete Willis Lamb, quien recibió el Nóbel de Física por sus estudios acerca del intercambio de energías entre las partículas cargadas y el vacío, no sólo mensurables, sino capaces de producir efectos reales constatables. Esto demostraba, por una parte, que el vacío no estaba vacío, sino extraordinariamente cargado por un enorme potencial de energía (10108J * cc), una cantidad de energía tan magnifica que si pudiera convertirse en materia sería superior la existente en solo centímetro cúbico a toda la que puede existir en el universo. De alguna manera, las ecuaciones de Lamb demostraban que toda la realidad material y la cuántica se generaba en algo, en ese éter o esa quintaesencia que impregna todas las cosas del universo, moviéndose en todas las direcciones al mismo tiempo. Cosa ésta particularmente curiosa, por cuanto los griegos clásicos consideraban a los cuatro primeros elementos con características de movimientos “lineales”, y al quinto elemento o éter como de movimiento “circular”.

Fue en 1964 cuando seis físicos, entre los que destaca Peter Higgs, propusieron la existencia de un campo primordial (Campo de Higgs) en el que su quanto sería el bosón de Higgs, todo ello como parte de una mecánica desarrollada para explicar la masa (materia) de ciertos bosones o partículas. Un bosón, el de Higgs, constituido de una forma tal que según su planteamiento no tendría spin o carga eléctrica, en cierta forma perfectamente descrito empíricamente tanto por Salomón como por Hugo Santalla, como se puede comprobar más arriba. La teoría era no sólo buena, sino también hermosa y simple, y venía en cierta forma no únicamente a reconciliar la física de lo grande (la materia) y de lo pequeño (Física Cuántica), sino que también resolvería de una vez por todas las divagaciones que han inquietado a los físicos desde la Grecia Clásica y nos permitiría comprender no sólo la existencia de la materia, sino la formación misma del universo. La cuestión más peliaguda a esta hermosa y armónica sucesión de ecuaciones que justificaban el éter o quintaesencia radicaba ahora en demostrarlo, y, en un plausible esfuerzo conjunto de la Ciencia internacional, los países unieron sus capacidades y recursos para encontrar la panacea y cartografiarla, construyendo el Acelerador de Hadrones o LHC. El resultado, por ahora en vías de reconfirmación, no ha podido ser más espectacular: el Campo de Higgs existe, por cuanto el bosón de Higgs ha sido detectado en todos los experimentos llevados a cabo.

Las implicaciones de este descubrimiento no pueden ser más apasionantes, y sus aplicaciones son tales que son difícilmente imaginables por ahora. desde luego, podemos deducir que si existe el éter o quintaesencia, si este Quinto Elemento es real, y todo lo desarrollado hasta ahora así parece confirmarlo, significa ni más ni menos que las ecuaciones de Lamb son igualmente ciertas y que en cada centímetro cúbico de vacío existe una cantidad de energía tal que sería superior a toda la materia visible del universo. En cierto modo, es como si hubiéramos encontrado la Piedra Filosofal o el Oro Alquímico.

Ahora les corresponde a los físicos la forma en que este capital descubrimiento puede ser aprovechado en el bien colectivo de la Humanidad. Los métodos para ello no tardarán en llegar, sin duda; pero tarden lo que tarden, suponen, en el peor de los casos, la definitiva eliminación de las limitaciones que nos imponía el costo de la energías, despareciendo de ahí en más los sistemas convencionales de obtención (combustibles fósiles, centrales nucleares o térmicas, etc.), pues que toda la energía imaginable está en disponible en cantidades ilimitadas en cualquier parte y en cualquier momento. La revolución que esto supone no es sólo una cuestión de progreso tecnológico, sino que también implica una transmutación de la naturaleza humana, pues que cualquiera puede tanto beneficiarse de esta fuente inagotable de energía como perjudicar a los demás usándola inadecuadamente. Presupone, en definitiva, que todos dependemos de los demás a partir de ese momento en que sepamos cómo aprovecharla, tal vez comprendiendo por fin que todos somos igual de omnipotentes, o, dicho en otras palabras, que somos lo mismo o parte del mismo tejido.

La Quintaesencia hallada será la base, sin lugar a dudas, de que le prestemos atención y concedamos crédito a todas esas investigaciones ahora más o menos desacreditadas de la llamada Energía del Punto Cero, las cuales son tan denostadas por las poderosas multinacionales de los recursos energéticos, verdaderos enemigos de la especie por cuanto la inmensa mayoría de las guerras han sido producidas por los beneficios que les generan a unos pocos el control de los recursos energéticos. Esa Piedra Filosofal o ese Oro Alquímico, bien desarrollado y usado como un bien colectivo de la Humanidad, suponen para nosotros algo tan práctico y extraordinariamente humano como la desaparición de las guerras, la inutilidad de los impuestos y la posibilidad práctica de organizarnos como sociedad global o mundial de una forma completamente distinta y mucho más humana e igualitaria que lo que hasta ahora ha sido nuestro penoso devenir, quién sabe si desembocando, por fin, en esa era de paz y bienestar que a lo largo de milenios fue nombrada como la Edad de Oro. Tal es el alcance de este descubrimiento que merece, desde lo más sentido de nuestras inteligencias y desde lo más granado de nuestros corazones, la mayor ovación y el más enfervorecido encomio.

Que luego digan por ahí algunas indignas Secretarias de Estado que hay que reducir la investigación. ¡Qué talentos tenemos en España, Dios mío!

domingo, 18 de mayo de 2014

Deja de dirigir mi Vida (Carta dirigida al ego)


Querido ego, querido Amigo del Alma:

Te doy las gracias por haber cuidado de mí hasta el presente.  Sé que todo lo has venido haciendo con la mejor intención del mundo; pero debes saber que ya soy mayorcito y no necesito que controles más mi Vida.

Hasta ahora has venido decidiendo si estoy o no preparado para esto o para aquello; pero estás cometiendo un error de magnitud desproporcionada, dado que no has contado conmigo. Actúas de forma despótica y prepotente decidiendo, tú por mí, si me encuentro bien o mal para desarrollar trabajos de determinada enjundia; pero además lo publicas a mis allegados y a mis espaldas.

Ya, ya sé que he pasado por un momento difícil, con la muerte de mi Madre; pero te aseguro que lo he llevado mucho mejor de lo que tú has creído. Te repito, gracias por tus buenas intenciones para conmigo y gracias, asimismo, por los caminos de crecimiento que me has estado mostrando, supuestamente, con la mejor intención; pero ya va siendo hora de que dejes de infravalorarme.

No, no me engañas haciéndome creer que tu Camino, el que me preparas, es el correcto. Debes entender que deberías de pasar, de una vez por todas, a un segundo plano y no engañarme con actitudes pretendidamente democráticas, de centralismo democrático que Yo bien conozco; pero que ya te has ocupado tú de manipular a tu antojo para que tu decisión sea la que yo y los demás tomemos.

Sé que te molesta lo que te estoy mostrando con Amor; pero no me queda otra para que sepas que no me has engañado poniendo un dulce caramelo al alcance de mi boca para luego, como si de una criatura pequeña fuese, retirarlo ladinamente, cualquiera que hayan sido tus magnánimos designios. No me engañas, Querido ego, no te excuses diciéndome que era lo mejor para mí. Tú no eres Nadie ¿Entiendes? ¡Nadie!

Te ruego Querido ego que pares de una vez y no vuelvas a engañarme o tomaré medidas drásticas que no te gustarán nada. Muestras ante mí y ante los demás una falsa apariencia de magnanimidad, de sapiencia manifiesta; pero que esconde, en su sombra, al lobo del egoísmo y de las ansias de poder. Sinceramente, no sé hasta donde quieres trepar; pero andas muy equivocado.

Sabes, debes de ser consciente, que en cualquier instante puedo abandonar tu camino prefijado para mí con el fin de mejorar tus propios intereses. El Fin aún no está escrito y te aseguro que el final de esta Historia no la conoces tú; pero Yo sí; luego te pido, te solicito, te ruego, te ordeno que te mantengas al margen y deja que prosiga mi camino y no pongas más dulces piedras en mi ya duro caminar.

Un golpecito en la espalda, alguna dulce lisonja y piensas que me tienes en el bote; pero debes saber que te encuentras profundamente equivocado. Pensaste que podías convencer a los demás que yo estaba pasando un mal momento y no me encontraba preparado para esto o para aquello, tu ya sabes; pero esa engañifa que oculta tus más turbios intereses no prosperará durante demasiado tiempo y al final todo el mundo sabrá de qué vas, Querido ego.

Espero, de corazón, que hayas entendido el mensaje y que juntos deberíamos de ir unidos hacia nuestro común destino. Te agradezco, de corazón, que hayas tomado las riendas de mi vida hasta el día de hoy; pero sabes que tu Futuro acaba aquí. A partir de este mismo instante soy Yo quien tomaré las riendas, para bien o para mal, del Auto cuyo piloto automático eres tú. Desperté de mi profundo sueño y ahora tomo los mandos, te guste o no. "Tú no tienes futuro", pues nuestro único Futuro es el mío propio" Recuerda ego que me estás leyendo: Sé cual es tu egóico Juego" Yo no tengo ansias de Poder y en cualquier instante podría dejarte tirado en la más inhóspita cuneta. Mi Camino no es por mi bien individual sino por el colectivo de toda la Humanidad.

Aralba

viernes, 16 de mayo de 2014

Gnosis y Filosofía (Gilgamesh/Aralba)

Gilgamesh es un gran Amigo y Hermano, que nos vinimos a conocer mediante el Facebook, como con Llama Roja y a él también le prometimos que le informaríamos acerca de la Mesa Redonda que dio Antonio Piñero, recientemente, en el Ateneo de Madrid. En contestación a Llama Roja realicé dos artículos precedentes a éste y como consecuencia de su lectura, mi Querido Gilgamesh me realiza las siguientes cuestiones:



Gilgamesh.- Hola mi querido amigo...

Te comento que he leído el artículo que escribiste y que has compartido en mi muro muy gentilmente...

Me apasiona el tema, lo sabes... y me alegra mucho que hayas tenido buenas conclusiones luego de tu encuentro con el señor Piñero

Aralba.- Si, querido Gilgamesh, fue una Mesa Redonda bastante fructífera, aunque debo indicarte que el representante de la rama filosófica no parecía querer ni hablar de metafísica y al Teólogo, si te soy sincero, no le entendí una mierda.

G.- Tengo algunas preguntas para formularte, ya que eres muy buen conocedor de este tema, y además, eres también estudioso de la tradición hermética occidental y de la rosacruz de Steiner y Heindel.

A.- Adelante Gilgamesh; pero conociendo tu Nivel Intelectual me da hasta un poco de reparo, no vaya a ser que no me encuentre a la altura de tus expectativas. Dispara.

G.- Primero de  todo te pregunto sobre la Gnosis como tal:

¿Por qué algunos dicen que el Demiurgo es maligno?  Para los gnósticos antiguos ¿era realmente maligno? sabemos que el proceso de encarnación en la materia que sufre el espíritu es justamente para adquirir verdadera autoconciencia a través de la forma, por ende, ¿por qué sería maligno el Demiurgo si brindó la posibilidad de iniciar el proceso de autoconciencia del Cosmos mismo?

A.- Bien, entro de lleno en tu Pregunta: El Demiurgo visto desde el punto de vista donde nació, es decir el Platonismo, no es un Ser ni maligno ni benigno, tan solo se trataría de un Medio necesario para explicar la existencia de un mundo material imperfecto reflejo del verdadero arquetípico de las ideas. Los Gnósticos cristianos vieron en el Demiurgo al Jehovah de las escrituras sagradas y dada su virulencia histórica, determinaron que como el Verdadero Creador, según ellos debía de ser bondad infinita, el Demiurgo debía de ser maligno, satánico; pero quisiera recordarte que sectas gnósticas hubo decenas si no centenas y que no todas tenían exactamente la misma concepción. En realidad, el apelativo de malo o maligno sería incorrecto, siendo más adecuado el de tonto, estúpido e ignorante.

G.- Pregunta numero 2: mencionas en tu artículo que el espíritu (Demiurgo) se divide cuando se entrega al ser humano, y desde allí se fragmenta en la multiplicidad de los seres humanos... sin embargo también mencionas que dicha esencia del Demiurgo no se encuentra en todos los seres humanos, sólo en algunos. Esto me  causa problemas, ya que estaríamos dejando de lado a todas las otras entidades existentes en el Cosmos por fuera del Espíritu, siendo sólo el hombre el "portador" y no todos los hombres, sólo algunos.  ¿Acaso el espíritu no está inherente en la totalidad de lo real? acaso no es la consciencia dormida que va abriendo sus ojos en la medida que atraviesa todos los estados posibles de evolución de percepción... y finalmente de ¿autoconsciencia en el hombre?

A.- Tienes toda la razón Gilgamesh cuando me indicas que te provoca un tanto de vértigo el considerar que solo una parte de la Especie humana poseyera el Espíritu Divino; pero intentaré explicarlo con pocas y sencillas palabras. Los Rosacruces nos dicen que no hay espacio vacío, luego entonces todo lo que existe está constituido de la Esencia del Todo; pero ¿Cuál es la Esencia del Todo? El Éter, El Campo de High, el Océano de Cuerdas, los neutrinos. Todo ello es una misma cosa y es, dependiendo de su vibración y densidad, de lo que estamos constituidos todos los seres que navegamos por el Cosmos Físico. Todo ello no sería otra cosa que la Creación del Demiurgo que con su poder Divino, recuérdalo bien, pues aun no siendo un Eón miembro del Pleroma sí emana de él, exactamente de Sophía, y la Creación que desarrolla, como tú sabrás comprender, no se puede realizar fuera del Pleroma pues fuera no hay nada sino en el Interior de su Eón que no es otra que Sophía. Visto esto y considerando que todo, sea materia o espíritu es imposible que pudiera perderse en un inexistente exterior es comprensible que el Espíritu del Demiurgo fuese insuflado ese simbólico sexto día de la Creación en una determinada Especie Humanoide y que realizado ese trasvase el Demiurgo, el séptimo día se echase a descansar  “Descanse en Paz” Como hemos mencionado en un artículo anterior, existen tres tipos de seres humanos: Los Despiertos, los Dormidos y los sin Espíritu. No todos los seres humanos poseen el Espíritu insuflado del Demiurgo, dado que no todos son Hijos de Adám, el Ser Primigenio en el que el Demiurgo le insuflara su Espíritu; pero sí es cierto que todos, absolutamente todos, formamos parte de la Esencia Divina de la que formara parte el propio Demiurgo, es decir Sophía y como tal todos formaríamos parte del Pleroma.

G.- Y bueno, esto también me da para hablar de  aquellos conceptos de "Gnosis Primordial" adoptados por los fanáticos al Hitlerismo esotérico, que tu bien conoces.  Ellos afirman que la verdadera liberación será la destrucción del Demiurgo mismo, y que hay en el mundo otra "raza" sembrada por lucifer y los seres provenientes de fuera del plan del Demiurgo, que entraron en la tierra para rebelarse contra el plan maligno de  Jehovah. Esos seres serían los "arios puros"  verdaderos hiperbóreos de los cuales los pueblos germánicos serían su directa descendencia, y los que estarían encargados de destruir  al resto de las razas creadas por el demiurgo satánico y por ende, destruir al Demiurgo mismo, que habita en ellas (razas inferiores sin individualidad real)
Todo un lío, ¿verdad?

A.- A este respecto es importante conocer dos o tres cuestiones: Principalmente que la propia Gnosis originaria poseía, en su seno, mucho de superstición heredada de las religiones donde surgía, en este caso concreto del propio Cristianismo. Es cierto que la Gnosis primordial Hiperbórea está cargada de ingente sabiduría gnóstica; pero aliñada con una mística infumable diseñada para demostrarse a sí mismos, determinada gente, que son los verdaderos seres humanos, siendo el resto, como la escoria de la humanidad. Creo que sobre este asunto está dicho todo y no tenemos nada más que hablar. Cierto es que toda la verdad que contiene la Gnosis Hiperbórea atrae a mucha gente ingenua; pero yo les diría que por sus obras los conoceréis. Las Palabras están escritas y todo el mundo puede hacer uso de ellas; pero sus auténticos depositarios demuestran serlo mediante sus actos.

G.- Tercera pregunta: teniendo en cuenta los aportes esotéricos de la Tradición Rosacruz, sabemos que existen los "espíritus virginales" que somos nosotros mismos en nuestro proceso de evolución. El problema está en que según esta Gnosis, el Demiurgo se auto fragmenta en la humanidad, lo cual me parece que no es lo mismo.  Según yo entiendo, los espíritus virginales siempre han existido y son individualidades eternas que reposan en el Padre original, en el reino primero.  Debido a la intervención de jerarquías y seres de otras oleadas de vida superiores, estos espíritus comienzan su peregrinaje hacia la densidad,  para adquirir autoconciencia  y eventual liberación y creación a su vez de otros planes evolutivos cósmicos, a imagen del padre mismo. Mi problema es el siguiente: ¿Si, como dicen los gnósticos, todos se reúnen nuevamente en una unidad fundamental llamada  Adam Kadmon,  dónde queda la verdadera individualidad monádica de los espíritus virginales, siendo estos entelequias en sí mismos?  ¿Aceptar dicha unificación en un sólo ser, Adam,  no implicaría destruir la particularidad de cada mónada espiritual?


A.- Querido Gilgamesh, la verdad es algo siempre simple como la verdadera filosofía; pero el Ser Humano es un Ente extremadamente complicado que lo complica todo y si encuentra algo que no es complicado, ya se busca él mismo los medios para complicarlo. Max Heindel, como Blavasky o Steiner siguen determinada Tradición Teosófica originaria de la India. Evidentemente los gnósticos antiguos seguían la suya propia que podríamos remontar primero a Egipto y Babilonia y como patrón originario a la propia sumeria. Recordemos que la Civilización Hindú más antigua y la sumeria, de la que quedan pocos vestigios, fueron contemporáneas. Realizas una pregunta importante que también traté de contestar con un artículo anterior; pero que resumiré aquí para que no quede tu Pregunta sin contestar. El Pleroma está constituido de infinitos eones y cada Eón podríamos considerar que es como una Célula individual del propio Pleroma. Ahora, intenta imaginar que en nuestro Eón, Sophía, se está desarrollando una Obra Teatral muy especial, de carácter cósmico, donde se encontrarían, como personajes, reflejados muchos, no digo que todos, de sus Hermanos del Pleroma; es decir de otros eones. En ese caso, en la Creación realizada por el Demiurgo en el Seno de Sophía, existiría un único Arquetipo que sería la Propia Sophía, recuerda que es la Protagonista absoluta de la Phistis Sophía, y el resto de personajes solo serían clones de sus eones hermanos. Ahora intenta imaginar a la propia Sophía actuando en las creaciones de algunos de sus hermanos eones. Ellos serían, en cada caso, su propio Arquetipo y el resto incluida Sophía solo serían un simple reflejo, una ilusión. De este modo quedaría explicado todo el conjunto de la Creación dentro del Pleroma y el mantenimiento de las naturales individualidades eónicas como simples sueños en forma de personajes en las creaciones particulares de cada Eón y no sé si con esto queda contestada tu pregunta.

G.- Es problemático incluso si se piensa desde la tradición oriental, en relación con los ciclos de manvantaras y pralayas, ya que  es como si todo estuviera condenado a repetirse una y otra vez... o sea,   luego de la reintegración,   tras una larga "noche cósmica"  todo volvería a surgir, y los espíritus virginales volverían a comenzar otro nuevo ciclo...   ¡Eso siempre me ha aterrado!  Al parecer la Gnosis va más lejos... a una liberación verdadera, pero viene aquí un problema filosófico y es el siguiente:

A.- Espera un instante Gilgamesh. Repito y no me cansaré de hacerlo hasta la saciedad. No debemos dar como caso cerrado lo que viene de la Tradición Ancestral. La Tradición antigua posee mucho de la Verdad primigenia; pero no posee toda la verdad. Más bien diría yo que la Verdad se encuentra escondida como si de perlas se tratasen en un estercolero. La Verdad está escondida en el Seno de mucho mito y fantasía; no obstante y dado que, como planteamos en el presente, no existe una potencialidad en la divinidad sino una actividad permanente no es extraño imaginar que esos periodos de tiempo tan enormes, según nuestro singular punto de vista, no se vayan dando en las diferentes creaciones cíclicas de los diferentes eones, continúa por favor.

G.- El cosmos está en el plano de Ser,   y nosotros pertenecemos al plano del Ser, por que existimos,  el mundo estrictamente material pertenece al plano del no ser, por ende, en cuerpo, estamos en el plano del no ser, pero en espíritu, estamos en el plano del SER, o sea, de los fundamentos existenciales mismos; pero, la gnosis habla de una liberación del SER mismo, ya que habla de la trascendencia del mismo Demiurgo, , o sea, el SER ya que el Demiurgo brinda SER al cosmos. Desde Nietzsche  se habla de la NADA como el verdadero piso del cosmos. O sea, no existe nada más que cosmos,  no hay metafísica, no hay nada más allá de la materia, por ende, el fondo de todo es la NADA..., ahora,  si la Gnosis pretende SALIR del SER, que representaría aquí la existencia cósmica, lo que ES, es su existencia, y las cosas existen porque tienen un fundamento ontológico, por ende participan del SER...   Regreso al punto, si la gnosis pretende Salir del SER, ¿quiere decir diluirse en la NADA?

Nadaizarse...  ¿aniquilar el SER mismo y salir de la esfera de toda posibilidad existencial?  A eso se refiere, porque ¿cómo podemos salir del SER?  No hay NADA fuera del SER.... ¡la NADA no puede siquiera pensarse!  Ni intuirse, NADA es la total aniquilación de toda posibilidad existencial...   ¿busca la gnosis la liberación  en la NADA?

¿Podemos realmente dejar de SER, dejar de participar de la existencia, y difuminarnos en la total auto aniquilación absoluta?

A.- Ya sé que me dirás que me paso toda la estructura filosófica moderna por la entrepierna; pero no me importa en absoluto. La Nada es una imposibilidad así como el propio Ser tal y como se entiende como divinidad primigenia y origen de todo y ello es así desde el mismo instante en que consideramos que no hubo jamás un principio y que jamás habrá un final como tal. Todo es algo que se encuentra preexistente en una permanente transformación Cíclica, donde solo el Pleroma es real y que estaría constituido por una infinidad de habitantes, los eones. Luego olvidémonos de la Nada y olvidémonos de un Dios Primigenio y centrémonos en una Inteligencia multiversal que sería el Pleroma que, al mismo tiempo, estaría constituida por células perfectamente individualizadas conocidas como los eones. Aunque me es imposible contestar la retahíla de cuestiones filosóficas que planteas por no estar contempladas dentro de la Gnosis, sí que podemos indicar que el Demiurgo jamás se recompondrá. El Demiurgo, su Espíritu fue entregado a Adam, el Hombre original y solo ese Adám primero o Adam Kadamón será el que se recompondrá despertando a su Eón Sophía y permitiendo que el ciclo de interpretaciones interrumpido por una anomalía similar a la de un surco de disco rayado que se repite, se rompa y así todas las consciencias de los eones, actualmente dormidas, puedan volver a su vibración cíclica original.

G.- Fuera del SER no hay NADA,  en no SER incluso participa del SER el cual es su fundamento, pero la NADA es el abismo total, ¡el vacío absoluto! ¿Eso buscaría la gnosis al pretender salir del plan del demiurgo?

A.- Como hemos visto, Gilgamesh, es justo todo lo contrario pues ni el vacío ni la nada jamás existieron aunque algunos filósofos modernos intenten convencernos de justo lo contrario. Los rosacruces siempre nos han dicho que el vacío no existe. Ahora bien, si un filósofo me pone delante de mis narices la Nada y el Vacío ¿Cómo podría rebatírselo? Sería como intentar explicar la existencia o inexistencia de Dios. Algo absolutamente imposible de demostrar empíricamente. La Gnosis busca la reintegración; el descubrimiento de la anomalía, su corrección y vuelta al camino cíclico original. Sería de algún modo como el soldado que ha perdido el paso dentro de un desfile y que tiene que retornar al paso para no provocar una especie de disonancia en el desfile. No sé si lo dejo lo suficientemente claro.

G.- Espero que me entiendas amigo... esto es muy serio para mí... ya que no puedo concebir nada fuera del SER y si el SER es existencia, y la existencia ha sido emanada a nivel cósmico por el Demiurgo, entonces nada podría escapar del SER.  Claro, yo entiendo que hay algo más allá del Demiurgo: están los Eones y el Pleroma mismo, pero esa es la cuna misma del SER, del cual, el Demiurgo ha reflejado las formas arquetípicas para emanar el Cosmos...  o sea, al fin de cuentas todo ES.  ¿Cómo escapar?

A.- Si entendemos el conjunto del Pleroma como una Súper Entidad, ya tenemos al Ser de la Filosofía. Diríamos que el Pleroma, su substancia es puramente mental, luego Inteligencia. Algunos se emperran en denominarla Dios, Ser Primigenio y etc., etc.; pero si nos situamos a determinado nivel todo eso ya no importa. Que cada cual denomine al Ser como le venga en gana. Lo que no existe más que en la imaginación delirante de algunos es la Nada, el Vacío. Olvidémonos del Demiurgo. El Demiurgo solo fue un medio sin más, un tentáculo de la propia Sophía mediante el que se crea lo que podría denominarse como un escenario teatral de magnitudes cósmicas y en el que la única Entidad verdadera sería el Eón Sophía y el resto solo seríamos un puro reflejo de sus hermanos los eones; lo que por otro lado no deja de ser más que eso, nuestro actual Mundo.

G.- Uff   no te atoro con más preguntas por ahora mi querido amigo...   bueno sólo  una más jejeje  que no puedo dejar escapar...

Si vemos la Tradición Rosacruz, nos habla de unas jerarquías superiores que contribuyeron al desarrollo de nuestra oleada de vida y de nuestro plano  terrestre actual... esas jerarquías Heindel las llama : Señores de la llama y varias más... en total serían 12, hasta donde tengo entendido,  Heindel dice que esos seres pertenecen a otras oleadas de vida muy anteriores a la nuestra, y que por Amor decidieron intervenir en nuestra evolución y contribuir con la concreción de nuestras formas y nuestros vehículos.   Al leer tu artículo me pregunté mucho si esos seres en realidad serían lo que la gnosis llama "Arcontes"  ya que me pareció bastante similar el papel que cumplieron los unos y los otros en la formación del cosmos actual.   ¿Qué opinas al respecto?  De antemano, muchas gracias por tus respuestas...

A.- Esta pregunta, querido Gilgamesh es esencial desde todo punto de vista. Efectivamente, esas Jerarquías no son otra cosa que los ángeles, en sus diversas jerarquías, los legisladores, en suma, los arcontes y cuyo Jefe Supremo no es otro que el Demiurgo; pero ¿Recordamos donde se encuentra el Demiurgo?  De algún modo podríamos decir que se encuentra muerto pues su Esencia espiritual mora en la Especie Humana y en otras entidades conscientes. Es Decir, la maquinaria de Inteligencia Artificial, que son los Arcontes están desarrollando un Trabajo automático; pero ya no tienen a su Jefe para que les diga cuando tienen que parar y retornar al principio para comenzar otro ciclo. Ellos sí se encuentran atorados y a eso es a lo que nos referimos cuando decimos que este Mundo es una infernal anomalía, como una rueda que gira y gira sin parar y a la que deberíamos de frenar para reconducir a su cometido original. Solo reconstituyendo al Adam Kadmón original que posee la esencia espiritual del Demiurgo, en su plenitud, se podría solucionar el Problema. Recordemos para finalizar que los arcontes no son seres espirituales propiamente dichos, sino una maquinaria de Inteligencia Artificial, creada por el Demiurgo para mantener estable el escenario del Cosmos, el Mundo. Ellos no son ni buenos ni malos. Si nos oponemos a su paso, ellos nos atropellarán irremediablemente y los consideraremos como demonios, si por el azar o por conocimiento de las leyes naturales nos ponemos a su favor y somos beneficiados los consideraremos como ángeles benéficos; pero nada más.

G.- Con Cariño, tu amigo... Gilgamesh.

A.- Recibe mis más sinceras bendiciones y gracias a ti Gilgamesh por darme la oportunidad de compartir.

Jueves 04 de mayo de 2014, 5:29


G.- Excelentes respuestas querido Aralba... te agradezco sinceramente el que te hayas tomado el tiempo de abordar cada una de mis preguntas.

Sé que lo haces con la mayor disposicíon y servicio. Está todo perfectamente aclarado..., sólo queda algo un poco confuso, y es con respecto a los eones...

Mencionas que la multiplicidad de los hombres refleja la multiplicidad de los eones, pero que en nuestro Cosmos, el único Eon verdaderamente existente es Sophia..., el resto seríamos nada más que reflejos, ilusiones de la multiplicidad de los eones...

Me pregunto si, ¿Siendo cada Eon un arquetipo espiritual, una individualidad en sí mismo, podrían los seres humanos llegar a "ascender" hacia ellos asumiendo su individualidad plena, o definitivamente todos regresaremos al mismo Eon, Sophia, a través del Adam Kadmon primordial? Como ves mi buen amigo, aun sigo pensando en la individualidad de los seres humanos como mónadas espirituales en si mismos.

Es claro y del todo evidente que la gran mayoría de seres humanos no poseen una verdadera individualidad; en su generalidad, los seres humanos son reflejos artificiales de una programación psíquica sistematizada, y por ende, la Voluntad que poseen no es propia sino es una pulsión psíquica que los impele a seguir ciertos patrones de conducta y vida. Desde esta perspectiva estaría de acuerdo cuando afirmas que "no todos los seres humanos tienes el espíritu divino".

La cuestión de la individualidad me resulta muy importante ya que ella nos anclaría directamente con los arquetipos primordiales, verdaderas individualidades eternas; pero me confunde un poco pensar en que sólo volveremos a una sola individualidad plenamente identificada con el Eon Sophia, o sea, el individuo como Ego (desde la tradición rosacruz el Ego aparece cuando el triple espíritu se concreta en el triple cuerpo a través de la Mente) al final de su ascención perderá su particularidad cósmica (perspectiva universal de conciencia) y se convertirá en un sólo Individuo. Esto querría decir que todos los adeptos, iniciados, iluminados al final no serían otra cosa sino una sola voz sin individualidad propia, y todos nosotros, destinados a fundirnos en una sola Entidad... a eso ¿te refieres cuando hablas de la unidad en Sophía a través de Adam Kadmon?

A .- Me encantan tus inteligentes preguntas que ponen a prueba, de forma positiva, mis convicciones. Quiero que por un instante visualices el Arbol cabalístico de la Vida y sus sephirot. Como puedes observar existe una anomalía, dado que la Sephira Thiparet está desplazada de su lugar de origen y que no sería otro que el que ocupa la famosa Sephira oculta Daath. Bien, cada uno de los eones está trabajando en sus propios universos mientras que sus reflejos, gemelos materiales, lo hacen en los mundos creados por sus hermanos. Digamos que esos mundos vendrían a ser lo que la Ciencia denominaría como universos paralelos. Al existir un error en el Eón Sophía, el error persiste en el conjunto del Pleroma. Es decir, que todos y cada uno de los eones individuales influyen no solo en lo que sucede dentro de sus propios universos sino en lo que sucede en el resto. 

El Universo de Sophia está inmerso en un bucle que se repite con pequeñas variaciones, dado que los arcontes mantienen, por inercia, el Sistema en un perpetuum móbile. Los arquetipos del resto de los eones que no son Sophía estarían perfectamente; pero sus reflejos dentro del Mundo de Sophía están dormidos así como lo estaría la propia Sophia. El Demiurgo habria venido a ser algo así como el vehículo que llevó el Espíritu de los eones hacia el Universo Material creado dentro del Cuerpo de Sophía. Hasta ahí creo que lo tenemos claro. Una vez que se acabe este escenario, cosa que ya he comentado en otros artículos de este mismo Blog, nuestro Universo implosionará y Adam Kadmón realizando el camino inverso del Demiurgo reintegrará la Consciencia a Sophía; es decir, el Eón despertará y a renglón seguido todas y cada una de las experiencias de los eones individuales, espíritus puros, serán reintegradas, en forma de Información, en sus respectivos eones. Es decir, nada que ver con el retorno a un único Ser o Entidad como viene predicando el Budismo, el famoso Nirvana. 

La Individualidad no solo no se pierde sino que se recupera la memoria. Cuando se produjo el error provocado por la loca actitud del Demiurgo debió de pasar algo similar a una desconexión entre cada uno de los eones participantes en el Drama Cósmico, incluida la propia Sophia, con su consciencia del Pleroma; pero recuerda que estamos hablando de sus reflejos en Sophía, los arquetipos eónicos viven su propia vida dentro del Pleroma como observadores pasivos de lo que sucede en los universos creados por sus hermanos; pero por alguna razón no pueden intervenir y tienen que ser sus propios reflejos, mediante una forma de evolución, dentro del medio donde interactúan, quienes deberán recordar que solo son clones de seres divinos verdaderos. Una vez que hayan recordado que no solo son criaturas creadas por una divinidad externa a ellos sino el reflejo de verdaderos dioses, podrán comenzar el proceso del retorno cósmico. 

La Unión de las almas gemelas a las que me he referido de forma pormenorizada no sería otra cosa que la unión de uno de los reflejos eónicos con su gemelo de antimateria; es decir recomponer el lazo de unión con su verdadero Ser, el Eón al que pertenece. Una vez ese lazo se haya recompuesto, el Eón, no tiene porqué ser la misma Sophía, provocará una especie de reacción en cadena en todos y cada uno de los eones despertándo sus reflejos dentro de Sophía y comunicándolos, del mismo modo, con sus eones verdaderos. Ello hará dentro de Universo Cósmico que lleva en su Seno Sophía, que la materia, el conjunto de reflejo del pleroma, la materia, se condense hasta convertirse por la propia fuerza de gravedad en una singularidad que hará que el Cosmos en el que nos movemos desaparezca; pero retornando mediante una explosión al otro lado, todo dentro del Eón Sophía. 

Una vez ocurrido esto, bajado el Telón del Drama Cósmico, los eones, nuestro vedadero Ser, compartiran con sus hermanos sus múltiples experiencias y Sophía comenzará, de nuevo, a crear otro Universo, con Adam Kadmón dirigiendo a los arcontes, probablemente, muy diferente al que conocemos ahora. 

Para eliminar cualquier tipo de duda: Al igual que el Demiurgo no fue más que un medio de llevar a los actores "el Reflejo de los eones" hasta el escenario donde se representa la actual Obra de Teatro, así Adam Kadmón solo será el medio de retornar la información a su hogar celeste. Nada de lo que existe o haya sucedido en el Universo de Sophía se perderá ni se olvidará, incluso aquellos seres conscientes o simplemente imaginados, sean humanos o no, que no posean el Espírtu de un Eón dentro de ellos mismos y a los que venimos denominando como actores de cartón piedra. 

“Porque habrá cielos nuevos y tierra nueva” Los hijos de Dios retornarán a su Hogar celeste y los hijos de los hombres permanecerán en la nueva Tierra.

Viernes 17 de mayo de 2014, 1:21


G.- ¡Excelente!... ¡vamos dando más luz a la cuestión de cada vez! Y nuevamente tengo algunas apreciaciones al respecto que espero no hagan otra cosa sino direccionar nuestro asunto de la penumbra hacia la luz de la verdad.

A ver si estoy entendiendo: en el Pleroma original reposan los infinitos eones (deben ser infinitos ya que infinitas son las posibilidades del Ser.) cada uno de los cuales, al igual que Sophía, contiene en sí mismos sus propios universos. Hubo, como tú lo llamas un "error", y el Demiurgo, el cual no sería más sino una potencia cristalizante que reflejaría la totalidad de los arquetipos primordiales (eones) en un cosmos material (regido bajo las condiciones Espacio - Tiempo) el cual desencadenaría la puesta en marcha de todo un esquema estructurado por las potencias arkonticas (ángeles, arcángeles) que no harían otra cosa sino darle coherencia al "caos" material, en un universo regido por leyes y fuerzas. Bien, hasta aquí vamos con nuestro universo, pero afirmas que cada Eón contiene un universo en sí mismo, sin embargo, al parecer, el "error" causado por el demiurgo es una particularidad en el Multiverso, por ende, los otros universos de cada Eón serían universos paralelos al nuestro regidos ya no por el Espacio - tiempo, sino por condiciones de posibilidad inimaginables para nosotros. 

Todo lo contenido como realidad espacio-temporal pertenece al "error" del demiurgo, el cual desencadenó la puesta en marcha de nuestro cosmos. Por ende, toda existencia fuera del espacio y el tiempo es una inmanencia absoluta, a saber, la totalidad de los eones, los cuales están por fuera del cosmos demiúrgico, no serían más que pura inmanencia auto replegada, no contendrían extensión, por estar fuera de condiciones espacio temporales y serían un puro EN SÍ absoluto, por ende, no tendrían consciencia de extensión ninguna. Por todo esto, ¿cómo afirmar que pueden "ver" lo que sucede en los otros universos de sus hermanos eones? esto me resulta problemático. Lo que considero es que al ser el cosmos una particularidad dentro del Multiverso, todos y cada uno de los eones se encuentran impelidos hacia esta particularidad por fuerza.

La fuerza de cristalización material, siendo una particularidad en el Pleroma, es una especie de "punto de cohesión" en el que los eones "abren los ojos" y contemplan, salen de su inmanencia absoluta y contemplan desde su dimensión espiritual. Ahora, si lo que existe aquí son reflejos de esos arquetipos primordiales, no puedo hacer otra cosa sino concluir que en realidad son "puentes de consciencia" a través de los cuales los eones contemplan este cosmos. Debemos recordar también otra cosa, y es que la humanidad es sólo una de las infinitas condiciones de posibilidad de conciencia en este cosmos, así que habría eones conectados con reflejos materiales infinitos repartidos por todo nuestro universo. 

Repito, este universo, visto desde la perspectiva que estamos tratando, es una particularidad, debido a que entran en juego, a partir de la obra del demiurgo, las condiciones espacio temporales que cohesionan toda actividad material. Por ende, los otros eones, al no haber participado directamente de ese "error", serían universos de auto plenitud existencial de un en sí absoluto, que sólo encontrarían posibilidad de consciencia de "afuera" a través de la fuerte atracción que el universo material cumple. De hecho, toda obra o manifestación activa en este universo debe ser activada por fuerzas arquetípicas, de lo contrario todo permanecería igual siempre debido al trabajo repetitivo de los arcontes, lo cual vemos que no ocurre.

Luego mencionas un punto futuro ideal en el que existirá una "singularidad cósmica" que reabsorbería todo lo material en sí mismo, y a su vez, todas las experiencias ocurridas en el cosmos serían llevadas a los mundos espirituales y reasumidas por sus contrapartes eónicas, ocurriendo así la "reunión de las almas gemelas". Es interesante esto que planteas amigo, y lo veo como una implosión a semejanza de un gran agujero negro cósmico, dando como resultado, "del otro lado" un "agujero blanco". Sin embargo, esto no concuerda con las observaciones científicas más avanzadas llevadas a cabo en la actualidad. Lo que se ve es que existe una fuerza que los científicos han denominado "energía obscura" y que está alejando todo cada vez con más fuerza y velocidad del centro hipotético, o singularidad primigenia que habría dado pie a la manifestación material de este universo. O sea, lo que se está viendo es que en lugar de estar regresando todo a su centro, todo está alejándose daca vez con más velocidad, siendo el resultado final, una probable dispersión atómica en la que la gravedad ya no podría cristalizar materia alguna.

Lo que yo creo es que esto es la verdadera sutilización del universo, y que ese "regreso al centro" a lo que se refiere es a un repliegue sobre sí mismo de cada Ser aprisionado en el cosmos material, un repliegue que llevará a su conciencia, a través del puente antes mencionado, a conectarse con su fundamento existencial, verdadera individualidad (espíritu virginal - Eón) lo cual querría decir que este universo material simplemente desaparecería.

A.- ¡MATRÍCULA DE HONOR! Yo jamás lo habría podido explicar de mejor manera, Esa es la particularidad de la Dialéctica que utilizara Platón: Yo os muestro las ideas que percibo del mundo arquetípico y a vosotros os sirven como llave para abrir vuestro contenedor de memoria ancestral. Respecto a lo que indicas de la directiva de la actual Ciencia estás perfectamente informado; pero la Ciencia lo que aún no concibe plenamente sino tan solo intuye es que la materia oscura que no termina de aparecer se encontraría oculta a nuestra percepción en pliegues dimensionales relacionados con la conocida Teoría de Súper-Cuerdas.

Has intuido una cosa importante que yo ya había expuesto en algunos de nuestros escritos anteriores y es la conexión de los eones exteriores a Sophía con el Cosmos de Sophía y la idea que te planteo es que el reflejo de esos eones no son otra cosa que los astros, las estrellas, sean estas azules, amarillas, rojas, marrones o negras. En el centro de cada estrella así como está demostrado que en el centro de cada cúmulo galáctico se encontraría un agujero negro que conectaría el eón material con cada uno de los eones arquetípicos del Pleroma; pero entonces te surgiría la siguiente pregunta ¿No me has indicado antes que el Ser Humano posee como espíritu el reflejo de un Eón? Esta pregunta me la haces porque evidentemente no has leído mi más reciente Literatura, cosa que no te recrimino, dado que entiendo la dificultad de seguir mi ritmo de Trabajo sobre todo considerando la cantidad ingente de Literatura que tenía ya plasmada, en este Medio, desde mucho antes de conocernos. La Idea es que los reflejos eónicos, los astros del Espacio Sideral, al entrar en nuestro Universo mediante el tren carguero denominado Demiurgo hizo que sus partículas se fragmentaran en infinidad, mira que no digo infinitas, de partículas. Es como si de algún modo el Alma del Reflejo de los eones se hubiese dividido en dos polaridades; cosa que por otro lado daría forma al Universo dual, dialéctico.

Esas almas, una se encontraría materializada en nuestro Universo, en forma Inteligente, en los seres humanos y otros seres sensibles y conscientes que desconocemos en la actualidad, la otra parte se encontraría en otra dimensión, en forma de antimateria, probablemente replegada en pliegues dimensionales, donde formaría esa materia oscura que le falta al Universo para poder retornar mediante un Bing Crunch hacia la Singularidad Inicial y así poder comenzar un nuevo Ciclo de Creación eónica. Lo que nuestros científicos conocen como energía oscura, tampoco detectada como la materia oscura, no sería otra cosa que la influencia gravitatoria y electromagnética de los eones vecinos de Sophía que, como vimos, al no existir espacio vacío son colindantes, sus membranas que separan cada una de las individualidades, con la membrana celular del Eón Sophía. 

Esa Fuerza de atracción externa a Sophía vendría de todas las direcciones posibles y explicaría a la perfección esa Fuerza desconocida que impele a la materia a una permanente expansión; luego ¿Cuál sería la solución para frenar ese proceso anómalo y que dirigiría al Cosmos hacia un infierno helado y sin posibilidad de vida y por lo tanto de manifestación de la Inteligencia? Despertar a los reflejos eónicos para que tomen cuenta de la Situación catastrófica y ahí es donde entra la parte Espiritual de los Seres Humanos y, posiblemente, otras entidades extraterrestres. 

Solo el Hombre, periférico natural de un eón, como un robot respecto de una Computadora central, mediante la evolución y transformación dentro del Mundo de la materia, tras tomar consciencia de la verdadera situación mediante la intuición proporcionada por la verdadera Filosofía, sería el eslabón único posible que despierte a su Eón; de hecho tras el Proceso, ya explicado en otro lugar, quienes despertarían serían dos eones; dado que solo sería posible mediante la unión Tántrica de dos seres humanos de polaridad opuesta; es decir, en el caso humano, un hombre y una mujer absolutamente despiertos. 

Esa Unión de Meditación Tántrica emitiría una Metanoia, o información vibratoria de origen electromagnético y biológico, que iría justo directo hacia el corazón de sus dos eones respectivos haciendo que despierten y tomen consciencia de la situación. Solo entonces, es cuando el Eón provoca en el resto de reflejos eónicos, resto de astros estelares, una especie de reacción en cadena que haría que los pliegues dimensionales se abriesen y regresara a nuestro Mundo la materia oculta; es decir la antimateria provocando la destrucción de la materia y facilitando la creación de la singularidad donde la creación del Demiurgo, en forma estrictamente espiritual, regresaría a su estado Original previo a la explosión que diera lugar a nuestro Universo.

Sería muy importante recalcar que en la Unión Tántrica de almas afines, lo que provocaría dicha Metanoia no sería otra cosa que la colisión de Materia y Antimateria de los cuerpos de los amantes al entrar en contacto con sus gemelos de antimateria. Evidentemente solo se trata de una destrucción de la Forma, dado que la Información Espiritual de ambos individuos de sexo opuesto, o polaridad opuesta, iría contenida dentro de esa Metanoia de la que hablamos y que sería reintegrada dentro del Reflejo de sus eones respectivos. El Acto siguiente sería la atracción gravitatoria de toda la materia del Universo hasta replegarse, de forma irremisible, en esa singularidad que no sería otra cosa que lo que los científicos denominan teóricamente como Big Crunch.

Sábado 17 de mayo de 2014, 10:10


jueves, 15 de mayo de 2014

Entre verdaderos Iluminados y charlatanes profesionales

En los ambientes de la búsqueda de la verdad como en cualesquiera otros relacionados con el Ser Humano, siempre es fácil encontrar dos tipos de individuos: El verdaderamente Iluminado y que una fuerza interior irresistible le impulsa a mostrar lo que siente que sabe y el charlatán que intenta sacar provecho timando a todos aquellos ávidos de encontrar algo que les pueda dar un sentido a sus anodinas vidas.

¿Existe algún modo de distinguir a los charlatanes de los maestros iluminados?

Claro que existe; pero hay que permanecer razonablemente despierto y, aquí, no sobra ninguna de las palabras dichas: Siempre, Alerta mediante la medida o juicio de la Razón.

Por regla general los charlatanes suelen poseer una capacidad magnética adquirida denominada carisma y que impide a muchas gentes ponerse en guardia contra su palabra, dejándose llevar por una corriente hipnótica que está relacionada con la propia Psicología del Charlatán. El Charlatán no posee ideas propias ni se contradecirá. Su construcción dialéctica está fundamentada sobre los trabajos de otros de tal modo que no entre en contradicción y así evitar, en lo posible, tener que atender a cuestiones que no sabrían responder de forma plausible.

El Charlatán viene a ser como una enorme compilación enciclopédica que intenta no caer en contradicción alguna con el objetivo de no ser descubierto; pero que sin embargo carece de la más mínima intuición que aporte algo propio y fundamental a su florido y barroco discurso; no obstante, siempre hay que tener en cuenta ese dicho de: Los caminos del Señor son inexcrutables. Algunos charlatanes, a veces, dicen la verdad sin querer.

Por el contrario, el Iluminado no tendrá reparo a enfrentarse con el conocimiento de los antiguos avatares y decirle a sus oyentes o lectores que aquellos maestros de la antigüedad se encontraban tremendamente equivocados; pero además, si el Iluminado, en el futuro encuentra algo que invalide lo expuesto por él mismo, con anterioridad, no lo ocultará bajo la alfombra del Silencio; sino que explicará los motivos por los que ha llegado a nuevas y diferentes conclusiones.

El Iluminado, aun cayendo fuera del discurso establecido como políticamente correcto, no tendrá inconveniente en aportar ideas propias, intuidas, por muy peregrinas e incomprensibles que pudieran parecer, dado que algo dentro de su interior le indica que tiene muchos visos de ser una parte importante que complete el Puzle de la Verdad. Los iluminados, a pesar de estarlo, siempre se están equivocando; pero cuando se dan cuenta del error saben dar marcha atrás y aceptar la crítica sin ruborizarse.

Digamos que, de algún modo, en el ámbito esotérico sucede exactamente igual que en otras parcelas humanas, como en la científica, por poner algún ejemplo. Hay verdaderos científicos que están dispuestos, en cada momento, a poner en tela de juicio todo lo que conocen y otros que transmiten la información que se les ofreció en sus estudios a modo de loros, cotorras o papagayos.

Por otro lado, hay otro modo de diferenciar a un charlatán de un Iluminado, por su humildad. Los charlatanes siempre poseen un ego crecido e intentarán demostrar sus supuestos conocimientos mediante certificados y diplomas que, en muchas ocasiones, serán falsos de solemnidad. Se achacarán los falsos títulos de profesor, maestro y doctor para que su público oyente los escuche sin algún atisbo de interrupción: ¿Quién podría contradecir a Tipo tan laureado y notoriamente condecorado? “Es la repetición del Cuento del Traje del Emperador”

Los iluminados no tendrán reparo alguno en indicar que son oficialmente analfabetos y que su conocimiento es estrictamente autodidacta y, por supuesto, invitarán a quienes les escuchen a que pongan en duda hasta el último signo de exclamación que salga de sus bocas.

Yo les invito no solo a escuchar lo que se les cuenta, por todo el mundo, sino también a ponerlo en Tela de Juicio por su Razón, si es que la tienen claro.


Aralba

miércoles, 7 de mayo de 2014

El Concepto erróneo de los gnósticos primitivos

Los gnósticos siempre han estado en posesión de un conocimiento iniciático ancestral; pero adolecieron de la prepotencia de considerar que su conocimiento era pleno, completo. Esto siempre fue así debido a la intoxicación derivada de las propias religiones donde nacieron dichos movimientos.

Digamos que el verdadero conocimiento se encuentra en el Libro de la Naturaleza, inscrito a fuego en nuestro propio código genético; pero claro está, ellos nada sabían de genes, ADN ni código genético alguno y basaron, sus construcciones intuitivas, sobre basamentos, cimientos, ya construidos, con anterioridad, por otros.

El verdadero problema de los gnósticos consistió en creer que el Tiempo es amo y señor tanto en el Cosmos visible como en los planos superiores, donde supuestamente moran Dios y las criaturas angelicales, en lugar de considerar que el tiempo es un mero concepto ideado por el Ser Humano para hacer más práctica la Vida, como el dinero. La Gnosis cristiana surgió en un ambiente monoteísta, el Judaísmo y el Cristianismo, donde la creencia en un solo y único Dios es algo incontestable, que no se puede discutir.

Luego entonces, la Creación del Cosmos solo podía provenir de un Dios Primigenio todo poderoso y omnisciente. Una Entidad primera de la que emanó todo lo existente, en un proceso jerárquico o piramidal. Primero tomar consciencia de su propio Ser, luego las jerarquías, también el Mundo y por fin el Hombre, la Especie Humana; pero la cosa no es así en absoluto. Ese Dios Primigenio incontestable tan solo es otra invención del Hombre. Nunca existió. No existe. Lo que existe, lo que siempre ha existido es la Plenitud de lo Absoluto. La Mente Cósmica.

El intentar explicar un proceso anterior a la constitución del Pleroma es inútil, dado que el Pleroma, como tal, nunca fue constituido por primera vez y ese Dios omnisciente y omnipotente solo cabe en la mente de los seres inteligentes que se encuentran sujetos a un proceso cíclico de vida y de muerte, como es nuestro caso.

El Pleroma, donde moran los eones, vendría a ser como un inmenso océano esférico y tridimensional cuyo centro se encontrase en todas partes; es decir sería infinito y sin dimensiones medibles. Los únicos habitantes del Pleroma son los eones, que no dejan de ser otra cosa que células infinitesimales dentro de la Plenitud del Todo, a modo de neuronas dentro de un gigantesco cerebro, sin existir espacios huecos o vacíos entre ellos; por lo tanto, el considerarlos a modo de esferas es algo irrelevante e insustancial que tan solo nos puede servir para imaginarlos de algún modo.

Cada uno de los eones que moran en la Plenitud se encuentra desde siempre, nunca dejaron de estarlo, en una actividad constante. Cada Eón es el origen de infinitos planos de manifestación que se van turnando, relevando, de forma cíclica, sin que hubiese habido, alguna vez, un comienzo y sin que haya alguna vez un final.

El problema perceptivo del Ser Humano es debido a que se encuentra dentro de un plano espaciotemporal, desde su nacimiento hasta su muerte y la historia que puede transmitir a sus herederos son sus propias experiencias dentro de un mundo sujeto a una bipolaridad constante. Si pudiera recordar lo que hubo antes del mundo en el que vive ahora, podría mostrar otra supra cosmología diferente; pero no es el caso pues la Personalidad no tiene acceso a dicha Memoria Ancestral; no obstante, según nuestros conceptos finitos, tan incoherente es pensar en un Pleroma eterno como en un Ser Primigenio eterno y origen de todo lo existente.

En este tonto fallo no han caído solo los gnósticos del pasado sino también los teósofos de su futuro y ese error de concepción ha llegado hasta nuestros días; es decir: Si queremos acercarnos, algún día, a la Verdad vayámonos olvidando de que hubo alguna vez un principio de algo y, por lo tanto, de que algún día podrá existir su final natural.

Digamos que el Pleroma, la Totalidad de lo existente, está constituido de una sola Materia: Mente, Inteligencia, no potencial, sino en permanente actividad. No hubo un comienzo de su actividad, un descubrirse a sí mismo de un Ser Todo Poderoso. Nunca hubo una potencialidad latente. El Movimiento emanador, o creador si se quiere, ha sido permanente desde siempre hasta siempre. No existe algún final, solo permanente transformación.

Nuestro Cosmos espacio temporal está incrustado en una especie de burbuja cuya membrana no es otra que los límites espaciales del propio Eón o Célula pleromática y que está colindante con las membranas de otros muchos eones vecinos. Todo lo que existe en las creaciones cósmicas eónicas no es otra cosa que la propia materia de los eones; pero invertida; es decir dado que los cosmos no son otra cosa que burbujas establecidas dentro de los propios eones, mediante un hecho conocido como implosión singular (De Singularidad); todo lo que existe en dichos cosmos es de polaridad opuesta; es decir antimateria.

Para nosotros que vemos las cosas desde el interior, el otro lado, nos parece que lo que nos rodea es materia y que la antimateria es lo otro, lo que la ciencia vienen buscando y que alguna vez se ha localizado, efímeramente, gracias a los colisionadores de partículas; pero en realidad, visto desde la eternidad del Pleroma y de sus habitantes, los eones, la verdadera materia es con la que todos ellos están constituido; son sus creaciones espaciotemporales, con leyes probablemente divergentes en cada una de las emanaciones o creaciones pleromáticas, las que poseen una consistencia anti material o reflejo de la Materia Primordial.

Todas las células, inteligentes o no, desde un punto de vista miope propio de nuestra naturaleza, aparentemente finita, no dejan de ser más que un reflejo de la verdadera Inteligencia del Eón que nos ha formado y en donde habitamos. Por decirlo de un modo simplón vendríamos a ser un Sueño de nuestro Eón.

Ese ha sido el principal error de todos los movimientos gnósticos del pasado, creer en la Existencia de un Dios benigno primigenio y en la de un semi-dios maligno, tonto o estúpido que diera lugar al mundo de la maligna Materia, cuando todo es mucho más simple que todo ello. Formamos todos,  parte de una recreación imaginaria dentro de una súper mente infinita, por el Pleroma, y eterna por la propia esencia del mismo Pleroma y de la Célula eónica.

Por lo tanto, es absolutamente irrelevante el adorar a una supuesta Entidad Primigenia inventada por el Ser Humano y que en realidad jamás existió como la imaginamos, así como el lamentarnos por la existencia de una entidad maligna que busca nuestro castigo y que sea llamada de cualquier modo: Demiurgo, Arimán, Satán, Jehovah, etc., etc.,

Somos antimateria y anti consciencia reflejo de la verdadera materia y de la verdadera consciencia del Eón del que formamos parte inmanente. Nuestro Cosmos se formó por una singular implosión dentro del Eón y que dio lugar a la burbuja en forma de explosión que es el Cosmos. Asimismo; pero a la inversa se desinflará la Burbuja: Mediante una implosión singular del Cosmos y que provocará una explosión dentro de la frontera celular del Eón. Todo el Cosmos que conocemos no es otra cosa que un reflejo anti material de la verdadera materia que habita en el Pleroma y sí, es cierto que los cosmos creados por otras muchos eones poseen una influencia inducida sobre el nuestro del mismo modo que nuestro Mundo influye electromagnética y gravitatoriamente en el de ellos.

Por lo tanto, no está mal utilizar las ideas antiguas, surgidas de la intuición de los grandes pensadores, como punto de partida para continuar con la búsqueda de la Verdad; pero nunca enquistar, voluntariamente, dichos conocimientos haciendo imposible que se pueda seguir andando el camino; porque actuando así vendría a ser como calzarnos con unas botas de plomo que nos impedirían dar un solo paso. Es decir, nos inmovilizaría. En realidad es lo que trato de indicar, que nos encontramos inmóviles en la Búsqueda por culpa de idolatrar a los avatares que nos precedieron y eso les sucedió a los gnósticos y les sucede, hoy en día, a la mayoría de las escuelas que buscan la verdad. Mientras antes seamos conscientes de ese error y de que nosotros somos tanto los buscadores como los propios maestros, antes nos descalzaremos las botas de plomo que nos impiden progresar en el Camino hacia el regreso a Casa, nuestro verdadero Hogar Celeste.


Aralba