jueves, 30 de enero de 2014

El penúltimo y resuelto Misterio de las Almas Gemelas

Tengo que reconocer públicamente que hasta hace relativamente poco me encontraba equivocado respecto al controvertido Tema de las almas gemelas. Creía que podrían encontrarse separadas ocupando cuerpos distintos y que una vez encontradas dos partes de un mismo espíritu y unidas en verdadero matrimonio, el Universo conocido entraría en un estado de implosión regresando todos al centro del Pleroma o Mundo Original.

Todo es absolutamente cierto; pero la primera parte no solo es inexacta sino también incierta. Jamás estuvieron separadas las dos polaridades de un mismo Espíritu o Eón; pero una de las partes se encuentra tan sumamente escondida que hasta el presente me ha sido extremadamente difícil encontrarla. Siempre ha estado con nosotros en nuestro interior; pero dormida y arropada por una infinidad de materia que la impedía despertar al toque de los neutrinos procedentes del Pleroma y por supuesto desarrollarse, porque para eso hace falta espacio, espacio ocupado por nuestra engordada personalidad.

A ver si somos capaces de explicarlo de una forma clara y sencilla. Todos los seres humanos, nos ceñiremos solo a nuestra Especie, estamos constituidos principalmente de tres partes o cuerpos: El material, el anímico y el mental o espiritual. Los tres cuerpos poseen su propia polaridad. Polaridad, esta, que siempre va intercalada positivo-negativo-positivo o negativa-positiva-negativa. Por favor lo de negativo solo es por diferenciarlo del positivo, en ningún instante pretendemos colocarle algún sentido peyorativo como sucede en el Mundo Profano.


El cuerpo del Hombre, por convencionalismo, se ha catalogado como positivo o masculino, por lo tanto su Alma o Cuerpo Emocional es negativa o femenina y su mente vuelve a ser positiva y por lo tanto masculina. En el caso de la Mujer sucede exactamente lo mismo; pero justamente al contrario; es decir, el cuerpo material de la mujer, por convencionalismo del mismo modo, vendría a ser negativo, su Alma o Cuerpo Emocional vendría a ser positivo o masculino y su mente volvería a ser negativa y, por lo tanto, femenina.

Explicada la formación trinitaria del Ser Humano, no sería difícil interpretar que en realidad somos seres que poseemos un cuerpo corruptible y, por lo tanto, mortal, un Cuerpo emocional también corruptible y mortal; pero ojo, que posee en su interior una chispa de Espíritu Eterna e Inmortal. Por otro lado, nuestra Mente consciente somos nosotros mismos, nuestra parte divina encarnada y que hasta el presente se había interpretado como el receptáculo de la personalidad también finita y mortal. Bien, esto, sabemos ahora, es un absoluto error. 

Nuestra mente, al contrario de lo que pudiera parecer, no es mortal, es divina y es una de las partes del hombre original, la que no posee memoria, que sobrevivió a la entrada en la burbuja espacio temporal que es nuestro Cosmos; pero y la otra parte, la que sí posee memoria de la Eternidad ¿Dónde se encuentra escondida? Hasta el presente vinimos diciendo que se encontraba separada de nosotros en algún lugar remoto e incógnito. Pues no, la otra parte, nuestra verdadera Alma Gemela, es la Chispa de Espíritu, el Átomo Simiente o Rosa del Corazón que todos estamos obligados a despertar y que no se encuentra en otro lugar que, a buen resguardo, dentro de nosotros mismos.

Otra cosa es la llave o método necesario para despertar a nuestra Chispa de Espíritu o Alma Gemela y entonces sí, es cuando necesitaremos a la persona apropiada y que no tiene porqué ser un único individuo, una especie de media naranja, que nos sirva como catalizador para producir el despertar y posterior crecimiento; pero eso es otro Trabajo que tomaremos con más calma. Es evidente que nosotros haríamos la misma función con ella. 

Esto explicaría, entre otras cosas, la parte esotérica perdida del celibato y porqué se suele decir que los sacerdotes están casados con María y las monjas con Jesús. Evidentemente ese exoterismo que ha llegado hasta nuestros días poco, solo de un modo simbólico, mantiene de su verdadero sentido esotérico. Suponemos que esa María se refiere al Alma del Sacerdote y Jesús al de las monjas.

Estoy convencido que los Cátaros conocían perfectamente su verdadero sentido y por ello, cuando llegaban al Grado de Perfectos, tanto ellas como ellos, aún habiendo estado emparejados, se convertían en célibes hasta que les llegaba el consolamentum final. Ese celibato era la demostración palpable de que habían reunido, de forma consciente, las dos polaridades de su Ser. Habían encontrado, en su interior, a sus almas gemelas.

Por cierto, este hecho viene ilustrado en el Relato las Bodas alquímicas de Cristián Rosentkreutz, con la unión del Rey y la Reina.¿Como he podido estar tan ciego?. Hízose la Luz.

Aralba



miércoles, 29 de enero de 2014

En la Búsqueda III

Hace ya 40 años largos que abandoné la que fuera, y se resiste a seguir siéndo, la Religión oficial de mi País, España, la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Mi primer contacto con la herejía fue con Don Carlos Gómez, mediante mi amigo del Instituto Delfín, Don Carlos era, por aquel entonces, Pastor de la Iglesia Evangélica Interdenominacional de la Calle del Pelícano veintiseis en Madrid, que pasaría primero a ser Bautista y después del Nazareno. 

Allí conocimos a Don Ramón, su suegro, un anciano y gruñón asturiano al que le gustaba correr demasiado con el coche, casado con Doña Esther, una norteamericana bajita y muy simpática. Don Ramón también era Pastor y dueñísimo de la casa en cuyos bajos se encontraban tanto la Iglesia como una pequeña y modesta librería. También pudimos entablar amistad con Manolo Espejo que era el que más carisma poseía de todos ellos, aunque no tuviese, por aquel entonces, la titulación de Pastor Evangélico y que en años posteriores tanto haría, en este País, por la transmisión del mensaje evangélista.

Fueron casi once años de mi vida los que ocupé en aquel lugar y, a decir verdad, el recuerdo que poseo es un tanto agridulce. Es cierto que aquella época fue muy peligrosa para la gente joven como yo y que muchos de los pertenecientes a mi generación acabaron cayendo en las garras de las drogas. Aquel islote de religiosidad protestante impidió que yo siguiese la misma suerte; pero por otro lado el sentimiento de culpa que te inundaba tras asistir a los sermones de los evangelicos era terrible. Salía uno de la Iglesia, sintiéndose tan pecador como si hubiese robado un banco o asesinado a algún semejante.

Solicité a Don Ramón realizar los estudios para Pastor Evangélico y me comentó, el muy bruto, ¿he dicho que era asturiano? Que no me encontraba preparado. En realidad, aquella época fue de las más prolíficas de mi vida, en cuestión de lectura bíblica, dado que cayeron en mi poder muchos libros de orientación teológica y apologética; en realidad, a lo que se refería el finado Don Ramón, era que no aportaba el Diezmo a la Iglesia. El Diezmo no es otra cosa que la décima parte de los ingresos económicos brutos, antes de retencion e impuestos. En aquella época yo estaba de aprendiz de electricista, ganaba una miseria y mi padre se encontraba en el Paro, como para aportar diezmos y otras gaitas.

No fue aquello lo que hizo que me decidiera a abandonar la Iglesia evangélica, sino que, algunos años después, el propio Don Ramón también se negó a casarme con Alicia, quien fuera mi novia entonces, porque tampoco la veía a ella preparada y dado que como no estaba bautizada pues la ceremonia evangélica no se podía llevar a cabo. Recuerdo que me dijo algo así y que me dejó descolocado: El matrimonio es un negocio y tu novia es monilla; pero tampoco es un bellezón como para que estés tan encoñado. En fin, que lo mandé, literalmente, por donde amargan los pepinos, abandoné la Iglesia Evangélica y me casé, con veintitrés años por lo civil, con Alicia, la que se convertiría en la madre de Miguel Angel, mi hijo mayor y de la que me divorciaría años después por motivos supuestamente relacionados con la búsqueda.

Mi afán de búsqueda no había cejado y recuerdo que en una revista que coleccionaba por aquel entonces “MUNDO DESCONOCIDO” había leído algo sobre los rosacruces. Me puse en contacto con la AMORC (Antigua y Mística Orden Rosae Crucis) y me mandaron el lujoso folleto "EL DOMINIO DE LA VIDA" que me pareció muy interesante e ilustrativo; al menos, el folleto era muy bonito y mostraba a casi todos los grandes hombres de la Historia como Rosacruces. En fin, tampoco pude unirme a la AMORC, dado que mi situación financiera, como he dicho, no era buena y no podía permitirme el gasto que suponía recibir las monografías de tan Digna y afamada Institución.

No recuerdo muy bien, como tiempo atrás, había caído en mis manos un humilde díptico, en papel reciclado, que milagrosamente aún conservaba, de la Rosicrucian Fellowship (La Fraternidad Rosacruz de Oceanside) donde se ofrecían cursos de Filosofía Rosacruz en tres niveles, Biblia y Astrología de forma gratuita, dado que, según decían ellos, las cosas del espíritu no se deben de prostituir por vil dinero, dado que si la enseñanza se había recibido de balde, de balde se debería devolver a los demás. Así se produjo mi primer contacto con las enseñanzas rosacruces, a las que tanto les debo y que tanta impronta ha supuesto en mi vida posterior, hasta la actualidad...

Aralba

En la Búsqueda II


La Vida está llena de pequeños detalles; pero cuya importancia es esencial para poder comprenderla y eso es lo que me sucedió durante los periodos de la pubertad y la adolescencia: Nada aparentemente importante; pero muchas cositas que determinarían el transcurso de mi existencia.

Había sido el niño educado e inteligente que la mayoría de las vecinas habrían querido para sí; pero también albergaba en mi interior una gran timidez que, de algún modo, frenaba mi natural relación con los chicos y chicas de mi edad. De hecho, me entendía mucho mejor con las personas mayores que con mis iguales del vecindario.

Rehuía cualquier tipo de pelea o confrontación violenta con el resto de chicos; pero cuando me había sido imposible evitarlo, me convertía en un terrible y oculto adversario digno de ser temido. Me enamoré, a los 15 años, perdidamente de Conchita, una vecina del Barrio; pero mi extrema cortedad me impidió que jamás le dijese nada al respecto y mantuve ese amor en lo más recóndito de mi corazón. Ya de mayores, habiendo pasado mucho tiempo y estando nuestras vidas hechas, se lo comenté como una anécdota y puedo asegurar que si no me dio un bofetón fue por pura educación. Me reprochó que no le dijese nada entonces y que en su momento se habría sentido muy complacida.

En el Instituto de Orcasitas, donde cursaba el bachillerato, conocí a Don Ambrosio, el curita de la Parroquia de San Bartolomé, que nos impartía clase de religión. Esa asignatura denominada como una de las tres marías: Trabajos manuales, educación física y religión era una de las que mejor se me daban, como si de algún modo hubiese nacido para ello y recuerdo que el Cura Ambrosio nos decía “Bien, ya hemos estudiado un pasaje de la Biblia; pero ahora quiero que vosotros me hagáis un resumen a vuestra manera de lo que habéis entendido o lo que os dice a vosotros. No es necesario que me repitáis, al pie de la letra, lo que dice el texto”

Yo ni corto ni perezoso me explayaba como si en ello me fuera la vida y fuese la principal asignatura del Curso. Mis interpretaciones eran absolutamente alegóricas, formando metáforas que sumadas al ya propio simbolismo implícito del contenido de la Biblia, formaban unos relatos de carácter surrealistas; pero en extremo coherentes. Eso hizo que mis extensos trabajos de varios folios, por ambas caras, constituyeran para el Profesor de Religión como especie de tesinas que requerían siempre un sobresaliente, como ejemplo, quizá, para que el resto de compañeros de clase supiesen por donde él quería que fuesen nuestros trabajos de religión.

Esos trabajos despertaron en mí un afán de conocer más acerca de esos asuntos y en esa estábamos cuando un día Delfín, mi amigo del Instituto ¿recordáis?, me tendió una ladina e intrigante emboscada en su propia casa. “Antonio ¿porqué no vienes a casa a tomar un café que me gustaría hablarte de algo importante?” Cuando llegué a su casa allí estaba con el Pastor de la Iglesia del Pelícano, 26 de Madrid: Don Carlos Gómez. Fue un auténtico bombardeo de pasajes bíblicos fuera de su contexto en donde se me instaba a creer en Jesucristo para poder salvarme. En aquel momento yo no lo consideré como una encerrona proselitista, aunque hoy no me cabe la menor duda que de eso se trataba. Allí los tenía a ambos hablándome de Jesús, la salvación del Infierno y la necesidad de aceptar a Jesús en mi corazón. Bien, lo hice y ello cambió mi vida. Nunca sabremos si para bien o para mal; pero es lo que estaba escrito en el Libro de mi Historia particular y por esos derroteros dirigí mi camino hasta el presente, aunque lo que ahora es, tenga poco o nada que ver con aquello que comencé…


Aralba

martes, 28 de enero de 2014

En la Búsqueda I

No, no, no… No vayan a creerse que la búsqueda comenzó hace cuarenta años cuando introduje la herejía protestante en mi Vida. 

La cosa viene de mucho más largo dado que cuando era muy pequeño y solo balbuceaba unas pocas palabras ya era un impenitente preguntón ¿Por qué? ¿Esto qué es? ¿Para qué?...; pero ni siquiera la cosa había comenzado entonces pues mi encuentro con el supremo misterio de la muerte ya se había producido al poco tiempo de nacer, cuando mi abuela Dolores falleció teniéndome a mí en sus brazos y tan fuerte me aferró que incluso, inerte, después pudo mantenerme en su regazo sin que yo cayera al suelo.

Mi carácter triste y melancólico hizo presa de mí a muy temprana edad, dado que no comprendía demasiadas cosas que a mis años aún no deberían de haber despertado, tales como las extremas diferencias que parecían establecerse entre los chicos y las chicas. El trato brutote de los niños y el más delicado de las niñas, ¿Por qué las niñas y mujeres se ponían faldas y los niños y hombres no? Tuve una infancia pobre; pero donde el cariño de mis padres nunca faltó.

Mis padres Antonio e Isabel no eran muy dados a eso de la religión y nunca pusieron demasiado énfasis en que fuese a misa los domingos; pero entre los siete y los nueve años de edad, de forma un tanto tardía cosa que se convertiría en mí como en una especie de seña de identidad me obligaron a hacer la Primera Comunión, dado que eso era algo omnímodo que no podíamos evitar pues tenía que hacerla como todo hijo de vecino además de que en el propio Colegio estaba siempre presente el Nacional Catolicismo con los rezos a María en Mayo y el canto del Cara al Sol con la mano derecha enhiesta y bien estirada.

En cierta ocasión, habiéndome trasladado del Poblado Dirigido de Orcasitas a lo que parecía ser la Iglesia de Orcasitas, como la Meseta de Orcasitas se conoce hoy a dicho Barrio, para recibir la correspondiente catequesis, al terminar hubo una misa y en el ínterin me encontré atrapado en una cola de chicos y chicas mayores que yo, que se dirigían hacia el altar donde se encontraba el Señor Cura repartiendo las hostias consagradas. Sin yo poder hacer mucho más y desconociendo la posible gravedad de la situación me dejé llevar y terminé comulgando con el que nos habían dicho que era el sagrado Cuerpo de Jesucristo.

Cuando todo acabó algunas niñas y niños conocidos y mayores que yo se acercaron diciéndome que había cometido un terrible e imperdonable pecado contra el Cuerpo del Señor, un Sacrilegio Blasfemo que era objeto de ipsofacta excomunión. Tengo que reconocer que llevé dicha lacra, en silencio, durante muchos y largos años hasta que pude hablar, no sin algún reparo, con Don Ambrosio quien fuera párroco de la Parroquia de San Bartolomé  y profesor mío de la Clase de Religión en el Instituto de Orcasitas…


Aralba

lunes, 27 de enero de 2014

En la Búsqueda III


Interior actual Iglesia Calle del Pelícano
Hace ya 40 años largos que abandoné la que fuera, y se resiste a seguir siéndo, la Religión oficial de mi País, España, la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Mi primer contacto con la herejía fue con Don Carlos Gómez, mediante mi amigo del Instituto Delfín, Don Carlos era, por aquel entonces, Pastor de la Iglesia Evangélica Interdenominacional de la Calle del Pelícano veintiseis en Madrid, que pasaría primero a ser Bautista y después del Nazareno. 

Allí conocimos a Don Ramón, su suegro, un anciano y gruñón asturiano al que le gustaba correr demasiado con el coche, casado con Doña Esther, una norteamericana bajita y muy simpática. Don Ramón también era Pastor y dueñísimo de la casa en cuyos bajos se encontraban tanto la Iglesia como una pequeña y modesta librería. También pudimos entablar amistad con Manolo Espejo que era el que más carisma poseía de todos ellos, aunque no tuviese, por aquel entonces, la titulación de Pastor Evangélico y que en años posteriores tanto haría, en este País, por la transmisión del mensaje evangélista.

Fueron casi once años de mi vida los que ocupé en aquel lugar y, a decir verdad, el recuerdo que poseo es un tanto agridulce. Es cierto que aquella época fue muy peligrosa para la gente joven como yo y que muchos de los pertenecientes a mi generación acabaron cayendo en las garras de las drogas. Aquel islote de religiosidad protestante impidió que yo siguiese la misma suerte; pero por otro lado el sentimiento de culpa que te inundaba tras asistir a los sermones de los evangelicos era terrible. Salía uno de la Iglesia, sintiéndose tan pecador como si hubiese robado un banco o asesinado a algún semejante.

Solicité a Don Ramón realizar los estudios para Pastor Evangélico y me comentó, el muy bruto, ¿he dicho que era asturiano? Que no me encontraba preparado. En realidad, aquella época fue de las más prolíficas de mi vida, en cuestión de lectura bíblica, dado que cayeron en mi poder muchos libros de orientación teológica y apologética; en realidad, a lo que se refería el finado Don Ramón, era que no aportaba el Diezmo a la Iglesia. El Diezmo no es otra cosa que la décima parte de los ingresos económicos brutos, antes de retencion e impuestos. En aquella época yo estaba de aprendiz de electricista, ganaba una miseria y mi padre se encontraba en el Paro, como para aportar diezmos y otras gaitas.

No fue aquello lo que hizo que me decidiera a abandonar la Iglesia evangélica, sino que, algunos años después, el propio Don Ramón también se negó a casarme con Alicia, quien fuera mi novia entonces, porque tampoco la veía a ella preparada y dado que como no estaba bautizada pues la ceremonia evangélica no se podía llevar a cabo. Recuerdo que me dijo algo así y que me dejó descolocado: El matrimonio es un negocio y tu novia es monilla; pero tampoco es un bellezón como para que estés tan encoñado. En fin, que lo mandé, literalmente, por donde amargan los pepinos, abandoné la Iglesia Evangélica y me casé, con veintitrés años por lo civil, con Alicia, la que se convertiría en la madre de Miguel Angel, mi hijo mayor y de la que me divorciaría años después por motivos supuestamente relacionados con la búsqueda.

Mi afán de búsqueda no había cejado y recuerdo que en una revista que coleccionaba por aquel entonces “MUNDO DESCONOCIDO” había leído algo sobre los rosacruces. Me puse en contacto con la AMORC (Antigua y Mística Orden Rosae Crucis) y me mandaron el lujoso folleto "EL DOMINIO DE LA VIDA" que me pareció muy interesante e ilustrativo; al menos, el folleto era muy bonito y mostraba a casi todos los grandes hombres de la Historia como Rosacruces. En fin, tampoco pude unirme a la AMORC, dado que mi situación financiera, como he dicho, no era buena y no podía permitirme el gasto que suponía recibir las monografías de tan Digna y afamada Institución.

No recuerdo muy bien, como tiempo atrás, había caído en mis manos un humilde díptico, en papel reciclado, que milagrosamente aún conservaba, de la Rosicrucian Fellowship (La Fraternidad Rosacruz de Oceanside) donde se ofrecían cursos de Filosofía Rosacruz en tres niveles, Biblia y Astrología de forma gratuita, dado que, según decían ellos, las cosas del espíritu no se deben de prostituir por vil dinero, dado que si la enseñanza se había recibido de balde, de balde se debería devolver a los demás. Así se produjo mi primer contacto con las enseñanzas rosacruces, a las que tanto les debo y que tanta impronta ha supuesto en mi vida posterior, hasta la actualidad...

Aralba

viernes, 24 de enero de 2014

El Esférico cuerpo de los eones celestiales



Nada de lo que aquí exponemos es novedoso y ya hemos hablado ampliamente de ello, desde otros puntos de vista; pero dado que es un tema fundamental de la Gnosis volvemos a tratarlo de nuevo.

El Pleroma, cuerpo de Dios, o Universo primigenio constituido de Éter, ahora lo denominan Bosón de High o partícula de Dios, pudiera ser contemplado como un mar infinito y multidimensional y donde cada una de sus partículas, siempre cambiantes y sin consciencia individual, fueran, paradójicamente, conscientes en la Unidad como un Todo.

Las infinitas partículas que constituyen el Pleroma se denominan eones y que siempre se han representado a modo de esferas, dado que es el sólido geométrico que mejor define algo indefinible y que además posee su reflejo material, en nuestro Cosmos, en la forma de los astros siderales.

Así como el reflejo en el Cosmos, de los eones del Pleroma, constituyen lo que se conoce como macrocosmos, así los reflejos de los eones en los diversos mundos son conocidos como microcosmos. El Ser Humano es un microcosmos muy evolucionado y capaz de sentir la consciencia de sí mismo, de su propia y singular existencia. En el Plano material el Ser Humano es como lo  observamos y sale en las fotografías; pero visto desde un plano más elevado su constitución sería semejante al Eón del que es un mero reflejo: Una esfera transparente y luminosa.

Todo lo que sucede en el Mundo que conocemos de la Realidad o de los efectos no es más que mera ilusión holográfica de algo que realmente sucede dentro del Pleroma, aunque decir dentro es inexacto, dado que para que existiese un dentro debería de existir un afuera y esto no es así. Luego todo sucede en el mismo lugar inmutable solitario y estático, siendo el espacio y el tiempo meras ilusiones interpretativas.

Cada una de las esferas o eones, sean estos microcósmicos o macro cósmicos son células pleromáticas que contiene dentro de sí mismas el reflejo de todas y cada una de las otras células que conforman la incontable totalidad del Pleroma a modo de un inmenso holograma. Es decir, dentro de la Esfera eónica se encontrarían reflejadas el resto de criaturas y cosas que al igual que ella misma conforman una Entidad en sí mismas.

Es decir, dentro de nuestro micro cosmos, solo nosotros seríamos perfectamente reales; pero el resto vendrían a ser simples reflejos de realidades exteriores a nuestra propia célula pleromática. Así mismo, dentro de cada una de las otras esferas eónicas, nos encontraríamos contenidos, a modo de reflejo, todos y cada uno de nosotros sintiéndose como real solamente la consciencia propia de la esfera eónica en cuestión.

Concluyendo, todos y cada uno de los eones, sean estos macro cosmicos o microcósmicos poseerían consciencia de su propia realidad y el resto les pareciera que solo fuesen una mera ilusión palpable. El Eón sabe que existe, que es; pero en su sueño los demás venimos a ser como un espejismo transeunte y sin consistencia alguna; pero dado que los seres humanos vendríamos a ser como minúsculos eones semejantes al Eón Cósmico al que realmente pertenecemos y del que formamos parte indisoluble, de ahí ese sentimiento de eternidad y divinidad que todos y cada uno de nosotros, en nuestro interior, sentimos aunque haya sido tildado, en la Historia de la Teología, como la más perseguida de las herejías.


Aralba

martes, 21 de enero de 2014

La Verdad se encuentra en el Centro



Existen dos Escuelas iniciáticas bien diferenciadas y cuyos postulados parecen ser contradictorios. De estas dos Escuelas de pensamiento, no denominadas, surgen la infinidad de escuelas de misterios que pueden llegar a conocerse por sus denominaciones.

Una nos indica que el Mundo es Bello, Bueno y construido por un dios bondadoso que solo desea nuestro bien y que lo que se conoce como Mal es producto de un poderoso antagonista e incluso no serlo sino más bien una incomprensión nuestra, debido a nuestra diminuta elevación espiritual.

La otra nos viene a decir, como dijimos, justo todo lo contrario, que el Mundo es una construcción imperfecta, injusta y perversa construida por unos supuestos dioses maléficos e imperfectos y que Dios, el principio Creador de todo, poco  o nada ha tenido que ver con todo ello y que lo que se conoce como Bien sería el bálsamo celestial que se nos remite desde nuestro Hogar de origen.

A parte de estas escuelas primordiales, existe una tercera que nos indica que ambas tienen parte de la razón y también que se encuentran terriblemente equivocadas; es decir, la Verdad se encontraría justo en el término medio. Suponemos que el lector avezado estará visualizando los tres pilares del árbol de la Vida cabalista o de los sephirot, donde el pilar de la Derecha o de la Misericordia se correspondería con la segunda Escuela de pensamiento que hemos mostrado, el de la izquierda o de la Severidad por la que hemos mencionado en primer lugar y el pilar central, del equilibrio, como no podía ser de otro modo representa la tercera vía o del Centro.

La visión central del Problema nos indica que las visiones periféricas son incompletas y por ello imperfectas y equivocadas; que lo que se observa desde dichas perspectivas, en cierto sentido, es irreal e ilusorio; pero ¿Qué nos indica la Visión central de la Realidad? Que no existen ni el mal ni el bien y que se trata de una simple percepción humana fundamentada en los efectos que la causas provocan en nosotros y nuestro entorno; que todo es Luz, Música, en diversas tonalidades o timbres y que incluso muchos de los tonos son imperceptibles pues nuestros órganos naturales e instrumentos tecnológicos no están capacitados para observar parte del extenso espectro electromagnético.

Cuando nos situamos en el centro ya no nos vemos como una simple criatura formada por unas determinadas jerarquías divinas sino como parte del propio Creador. Nosotros mismos somos los creadores de nuestra realidad, autores de nuestra percepción y lo que nos es visible o tangible comprendemos que solo se trata del reflejo de lo que llevamos en nuestro interior así como podríamos definir que un roble bien podría ser el reflejo exterior de lo que su semilla lleva en su interior.

Entonces comprendemos, como intuyera el propio Dante, que estamos inmersos en una cósmica representación teatral donde suceden cosas, causas y efectos, necesarias para que la representación se conduzca hasta su natural fin; pero esas cosas, esos sucesos no son ni buenos ni malos así como tampoco son más o menos luminosos, dado que solo se trata de un determinado nivel de percepción y que nosotros mismos nos dimos antes de penetrar en el escenario del Cosmos. Lo importante es que comprendamos que estamos representando un papel que nosotros mismos nos dimos y que nada ni nadie, salvo nos, es culpable de nuestro sufrimiento y dolor.


Aralba

viernes, 10 de enero de 2014

AÑO 2014 (CHIMINI INGATYBA GAGUA)


Buena tarde a todos. Se me ha solicitado dar mi opinión sobre mis apreciaciones acerca de este año 2014. Comienzo por tener en cuenta que para cada uno, este año será una experiencia particular; pero sí veremos cómo nuestras sociedades se debaten en búsqueda de la verdad, de un experiencia personal con la Divinidad, el aumento de los fenómenos evasivos de la conciencia, drogas, alcohol, sexo, etc., etc., y aun las redes sociales, los juegos de rol y el uso de las tecnologías para la evasión de la realidad y se hablará de realidad virtual, viajes virtuales, experiencias virtuales etc., etc.,.


Es una onda de energía que viene desde el año 2012 y se extiende por lo menos hasta el 2026, la única manera de manejar todas las energías y estos cambios que implican nuevos retos, es estar preparado en el espíritu (pararse antes en el espíritu), tener músculo espiritual, o en su defecto tener confianza en alguna forma de Energía Divina o por lo menos tener fe en algo, así sea en si mismo, pues el mensaje es de conexión con la divinidad dentro de sí mismo, en esta búsqueda de conexión se presenta una variedad de opciones que van de acuerdo al nivel de conciencia del individuo, las opciones que se pueden tomar van desde seguir gurús, grupos exotéricos, grupos esotéricos, religiosidades, falsos profetas, creerse profeta, creerse iluminado, creer ser la encarnación de DIOS mismo, veremos locura mística.

Pero es un tiempo de oportunidad y de gracia para hacer de nosotros instrumentos del espíritu. Es una oportunidad para servir, sanar, curar, enseñar, acompañar, perdonarse, perdonar, esto es para quienes ya han dado el salto al vacío o se disponen a realizarlo.

Se hará más publico el uso de medicinas ancestrales de tipo enteógeno “Un enteógeno es una sustancia vegetal o un preparado de sustancias vegetales con propiedades psicotrópicas, que cuando se ingiere provoca un estado modificado de conciencia. Se utiliza en contextos espirituales, religiosos, ritualísticos y chamánicos, además de usos creativos, lúdicos o médicos”, 


Pero a la par del hecho de la variedad de enteógenos, se incrementara la variedad de sustancias psicoactivas en el mercado mundial fortaleciendo los capitales que manipulan y dominan el actual mundo conocido. 

Dentro de este contexto aparece una gran masa de seres que se sienten oprimidos y surgen una serie de manifestaciones y revueltas, en donde manifiestan su inconformismo y sus deseos de liberación para vivir en libertad, y un despertar incipiente de la conciencia colectiva, y por todo este anhelo de libertad, en los pueblos con dictadores se verán revueltas, y hasta luchas armadas, y otros que comprenden, y se ven en esta Madre GEA, o sea en nuestro tercer globo como sus hijos y entienden que es necesario sanar, recuperar, re-significar, nuestra relación con esta Madre que llamamos tierra, generaran movimientos de ecología humana y de la naturaleza. 

Los brotes de libertad, llevarán a poner al descubierto sociedades, grupos, y personas poderosas y sus relaciones ocultas, como por ejemplo con las mafias y de esto no se salva ni el Vaticano, se culpara a el crimen organizado de la política y de la calle, al lumpen, de todo el desorden, y como esto significan una amenaza para la sociedad, se generará la necesidad de un aparato represivo para su extinción. 

Los poderosos, buscan mas poder, petróleo, oro, platino, silicón, plutonio, uranio, etc., etc., se verán afectadas las etnias especialmente las de América y lo siento por mis coterráneos Colombianos, sufrirán desplazamientos forzados, y ante la solicitud de respeto por la Madre Gea (hizka Guaya) y no permitir la explotación e impedir la apropiación de los espejos de agua, manantiales, etc., etc., y se sabe, que ante ellos, quien se oponga, “pagará con la vida”. 

Todo este estrés y el ansia de libertad insatisfecha, genera enfrentamiento, rencor, odios, producen daño moral, que se manifestara en la baja resistencia a las enfermedades infecciosas y contagiosas en general. 

Se hablará mucho de negociaciones de paz que no avanzan pero sobre finales de julio o principios de agosto, hay definiciones que de no tener cuidado y prudencia, la intransigencia puede derivar en manifestaciones armadas, 

La madre Gea (hizka Guaya) clama por el orden de sus hijos, que seamos gente, luz, vida, amor y para hacernos retornar al orden y no creernos supra poderosos, ella se sacudirá, eructará fuego en algunas montañas o tan solo fumarolas, las mareas se alzarán un poco más de lo corriente. 

Los procesos psicológicos de este tiempo se expresan mejor en personas con experiencia y madurez, que ya han aprendido a jugar el juego de la vida. Muchos jóvenes se dejan absorber por movimientos espirituales, no porque estén preparados para abandonar la vida, sino porque tienen miedo de ella o les disgusta, sin haber llegado realmente a entenderla y el apartarse de la realidad recluyéndose en un monasterio también es ilusorio, ya que no puedes apartarte del mundo físico y real, solo y en cierta medida del social, hay que entender que este caminar es en soledad, pero en comunidad. 

Desde hace tiempo se va observando el avance vertiginoso de las tecnologías innovadoras como la electrónica, la informática, astronáutica, la física cuántica, etc. En este año será aún mayor y seguiremos siendo asombrados por los descubrimientos y avances tecnológicos, científico, y en lo político y/o militar, deben tener cuidado, puesto que solo se piensa en aumentar el poder tecnológico, sin medir el costo en vidas y bienestar humano, como por ejemplo su aplicación en las armas bélicas y terrorismo. 

De otro lado tenemos la posibilidad de alcanzar conocimientos directos de verdades religiosas, metafísicas y espirituales sin la guía de sacerdotes u otros representantes del orden social establecido. 

Es oportuno recordar la historia del ave fénix, simboliza la transformación radical de la conciencia y del Ser. Es el arquetipo de la muerte (no solo de la física) y la resurrección: descompone los entes viejos y desgastados en las partes que los componen y después los vuelve a reunir en un ser nuevo. Y lo hace a todos los niveles de la vida, con un poder extremo que hace que sintamos que hayamos perdido el control. Simboliza una crisis total de la realidad ordinaria que nos obliga a construir, no una realidad alternativa, sino una completamente nueva, muere el ser viejo y desgastado y nace el hombre nuevo, nuevo en energía corporal, nuevo en vitalidad, nuevo en sentires, nuevo en pensares, con alma consciente, emocional, intelectual, brillante como el oro. Seres dorados, que son gente, la gente de oro, el dorado buscado por los conquistadores españoles en América. 

Recordemos que todo en el universo esta en transformación, por ello hay que dejar el temor al cambio y a lo desconocido, como es el futuro, es ley de la naturaleza y más visible en el rio, la ley, es fluir, por ello lo mejor es dejar de aferrarse a lo que sea que debe desaparecer y acelerar el nacimiento de lo nuevo, pero no solo es fluir es también entregarse al fuego purificador del AMOR ESPÍRITU para que el ser, o sea nosotros podamos pasar de un nivel a otro, y para conseguirlo debemos trasformar completamente todo lo burdo e imperfecto y con frecuencia vemos aspectos de nosotros mismos que habíamos enterrado profundamente. Y entonces llega la crisis, tenemos que enfrentarnos a nuestra propia basura personal y seguir adelante. Lo que nos parece como la energía negativa o el guardián del umbral y que no es más que un reflejo de nuestra negatividad que nos devuelve fijamente la mirada, nuestro hijo mejor alimentado. 

Para las parejas en estado de inconformidad, les cuento que carece de la calidad de consejo toda sugerencia que lleve a la separación de las parejas o ruptura de relaciones, si esto se hace antes de agosto de este año, la pareja es un entrenador, al igual que los hijos, no hay que renunciar a crecer y ser mejor persona, pero, ¡ojo¡, no es lo que hay que hacer, solo sea precavido, no impulsivo, después de este ejercicio y ejercitamiento, viene la expansión de la conciencia, el aprendizaje, el deseo de viajar y el amor a la libertad e independencia. Y si el deseo de crecer es excesivo se tiende a dilapidar los recursos, ignorar los detalles o considerarlos indignos de atención. 

Todos hemos leído hermosos escritos, que motivan, elevan el positivismo y nos llenan de entusiasmo y hermosos sueños para este 2014, cosa que mi escrito no parece tener, de hecho todos estos escritos se sustentan en el hecho que este año es de vibración 7: La historia y relatos de los ancestros son para recordar y no olvidar, el relato bíblico narra la creación en 6 (seis) días y el séptimo es de descanso, así es para muchos, será su año sabático, otros descansarán de trabajar en el mundo para laborar en el espíritu, otros que laboran en el espíritu descansarán, para laborar en espiritualizar lo humano, otros se verán sin nada, sin cómo hacer cosas del mundo, perderán sus posesiones que los esclavizan y descansarán de cargar las cadenas de la esclavitud, etc., etc. 

En resumen para vivir los nuevos retos de este 2014 se requiere fluir, dejarse trasformar por el fuego del AMOR ESPÍRITU, entregarse como instrumento de la DIVINIDAD, servir a todos sin interés, con altruismo y mucho amor. 

Bendiciones, buen camino y buena brisa

CHIMINI INGATYBA GAGUA


*

Una anécdota humana:

Comencé a escribir este documento el día 08 de enero a las 17:00 y no lo terminé, lo dejé pendiente, con la intención de continuar y terminar en la tarde del 9 de enero, fue sorpresivo y una prueba para el ego, y es el hecho de que hoy antes de salir para la oficina a laborar, oigo la siguiente noticia: 


"Se reporta fuerte seismo en Chocó" 

El seismo tuvo una magnitud 5.2 con epicentro a 22.51 km al noroeste de Sipi (Chocó). 

En Colombia, se produjeron dos temblores esta mañana en intensidad entre 4.6 y 5.2.

Sin embargo puedo acotar que este escrito es más una observación de los signos de los tiempos que todos hemos visto y que me apoyo en el aforismo de Hermes “como es arriba es abajo”, como está en los cielos (los astros), así es aquí abajo en la vida humana de este tercer globo.




PD.

Por mis años, solo cuento cuentos, narro historias y nada es verdad, pero si usted amig@ lector@, comprueba que es verdad, será su verdad, pero si encuentra que no lo es, por favor me cuenta, para corregir mi desatino. 

Bendiciones, buen camino y buena brisa

CHIMINI INGATYBA GAGUA

viernes, 3 de enero de 2014

LOS SINSABORES DEL ALMA QUE BUSCA



Lo mismo que el ejercicio es necesario para el desarrollo del músculo físico, así el desarrollo de la naturaleza moral se obtiene por medio de la tentación. El alma queda en libertad para escoger a su antojo, porque aprende tanto por sus equivocaciones como por sus aciertos y quizá aun más. Por esta razón, en el mito de Job, se le permite al diablo servirse de la tentación y en el mito de Fausto hace esta petición:

“Señor. ¿apuestas algo
a que tu siervo te vende,
si llevarlo por mis sendas
me dejas?”.
Y el Señor le contesta:
“Pues bien, te entrego mi siervo.
De la originaria fuente
desvía el alma piadosa,
y el cauce, si sabes, tuerce.
Quedarás abochornado
viendo que un ser pobre y débil
el camino recto encuentra
entre tantas lobregueces.
Ancho campo te concedo;
nunca odié a los de tu especie,
entre todos los que niegan
genios a mi ley rebeldes,
pobre bufón malicioso,
el menos dañino tú eres.
El hombre, a menudo, en brazos
del reposo desfallece.
y es bueno que a cada instante
le anime, aguijonee y despierte
un compañero de viaje,
aunque el mismo Diablo fuere.
(A los arcángeles.)
La que brilla inmortal santa hermosura
gozad, hijos de Dios, en mi regazo,
la substancia, que vive eterna y pura,
de amor os ligue con el tierno lazo,
y a la incierta apariencia del momento
forma dé vuestro fijo pensamiento”.

Así la conspiración está tramada y Fausto está a punto de quedar enmarañado en los cepos que se encuentran en el camino de todas las almas investigadoras. Las siguientes líneas demuestran el propósito beneficioso y la necesidad de la tentación. El espíritu es parte integrante de Dios: primordialmente “inocente”, pero no virtuoso. La virtud es una cualidad positiva desarrollada por una postura firme adoptada a favor de lo justo durante la tentación, o por el sufrimiento soportado pacientemente como consecuencia de malas acciones. Así el prólogo en el cielo da al mito de Fausto su más alto valor como un guía, y su estímulo al alma que busca. Demuestra el propósito eterno detrás de las condiciones terrestres que causan dolor y pesares. Después Goethe nos presenta a Fausto mismo sentado en su cuarto de estudio, y ocupado en introspección y retrospección:

“Física. Metafísica. Derecho,
Medicina después, y Teología
También, ¡ay. Dios! por mi desgracia, todo,
todo lo escudriñé con ansia viva,
y hoy, ¡ pobre loco de infeliz mollera!
¿qué es lo que sé? Lo mismo que sabia.
¡Sólo pude aprender que no sé nada,
y el alma en la contienda está rendida!
Bachiller o doctor, seglar o preste,
nadie su ciencia iguala con la mía;
ni escrúpulo ni duda me atormentan:
ni demonio ni infierno me intimidan;
y así. de sombras y de espantos libre,
huyó todo el encanto de mi vida.
Al hombre inútil; para el bien estéril,
nada puedo enseñar que de algo sirva,
y sin caudal, ni crédito, ni honores,
vida arrastro que un can despreciaría.
Doyme a la Magia. pues. ¡OH, si pudiera
el vigor del Espíritu, que anima
al Verbo humano, la secreta clave
revelarme de todos los enigmas!
No con pálido afán sudara sangre
para hacer comprender lo que mi misma
razón no comprendió y en las entrañas
penetrando del mundo, encontraría,
del eterno Poder vivificante,
allí dentro, las fuentes escondidas,
y no hiciera, en insulsas peroratas,
tráfago insubstancial de charla ambigua.”

Toda, una vida de estudio no ha podido procurar a Fausto ningún verdadero saber. Las fuentes convencionales de sabiduría resultan ser estériles finalmente. El hombre de ciencia puede creer que Dios es algo superfluo: puede figurarse que la vida consiste en acción y reacción química, es decir, al principio de su estudio. Pero cuanto más sondee la materia, tanto mayores se le presentarán los misterios en su camino, y por fin se verá forzado a renunciar a investigaciones ulteriores o a creer en Dios como un Espíritu cuya vida penetra cada átomo de materia. Fausto ha llegado a este punto. Dice que no ha obrado por oro “ni por tesoros, ni honor mundano, ni rango ni placer”. El ha luchado por amor enla investigación y ha llegado al punto donde ve que un mundo de espíritu nos rodea a todos; y por medio de este mundo, por la magia, aspira ahora a un conocimiento superior y más real que aquel contenido en libros. Un tomo, escrito por el famoso Nostradamus está en su mano, y abriéndolo apercibe el signo del macrocosmos. El poder contenido en él abre a su percepción una parte del mundo que está buscando, y en un éxtasis de alegría exclama:

“¡ Cuán sabrosa fruición, ante esa imagen,
mi ser inunda y mi sentido animal !
Por mis arterias y mis nervios corre
el santo hervor de renaciente vida.
¿Fue un dios acaso quien trazó ese signo,
que el hondo afán del corazón mitiga,
al Espíritu presta nuevas alas
y a la Naturaleza el velo quita?
¿Un dios yo mismo soy? Todo a mis ojos
aparece distinto: en esas líneas
vi a la Naturaleza productora,
que al alma está patente y sometida.
El sabio dijo bien — hoy lo comprendo:
Barrera impenetrable no limita
el mundo del Espíritu: ¿está muerto
tu pobre corazón, tu alma rendida?
Alzate, pues, y tu terrena frente
baila en el rosicler del nuevo día.”

Pero otra vez el péndulo oscila hacia atrás. Al igual que si intentásemos mirar directamente la luz brillante del sol daría como resultado la destrucción de la retina del ojo, así la tentativa audaz de penetrar lo Infinito resulta un fracaso y el alma anhelante cae desde el éxtasis de alegría en la oscuridad de la desesperación:

“¿Bella visión, pero visión al cabo!
¡Cómo asir y estrechar a la infinita
Naturaleza, y exprimir sus pechos!
Manantial ellos son de toda vida.
de ellos penden los cielos y la tierra;
su fecundo raudal todo lo anima,
y en vano pide mi sediento labio
una gota, no más, de esa ambrosía.”

Primero tenemos que comprender lo inferior antes de que podamos aspirar con éxito a conocimientos superiores. Disparatar y delirar del más allá, de cuerpos más sutiles, cuando tenemos un entendimiento muy limitado de los vehículos en los cuales actuamos todos los días y de la atmósfera en la cual nos movemos, es el colmo de la locura. “Hombre, conócete a ti mismo” es una enseñanza sana. El único modo seguro está en subir la escalera peldaño por peldaño, y nunca dar un nuevo paso antes de estar bien asegurados en el terreno que pisamos. Muchas almas habrán experimentado por sí mismas la desesperación expresada en las palabras de Fausto.

Tontamente había empezado en el escalón más alto, y había sufrido el consiguiente desengaño: pero todavía no entiende que debe empezar desde la base y por esto emite una evocación al Espíritu de la Tierra en esta forma:

“¡Cuánto es diversa, Genio de la Tierra,
tu acción! Estás más cerca, y a tu vista
crecen mis bríos, cual si rojo mosto
inundara mi ser; con frente erguida.
quiero lanzarme al mundo; afrontar quiero
sus infortunios, afrontar sus dichas;
provocar la tormenta, y sin espanto
ver la nave a mis pies rota y hundida.
Pero, nublóse el cielo,
la luna en él se eclipsa,
mi lámpara se apaga,
y ráfagas rojizas
descienden y circundan
mi sien descolorida.
Vertiginoso anhelo
dentro de mí palpita
y siento que el Espíritu
siniestro se aproxima.
¡Rasga el velo! ¡ Aparece!
¡Cuál sufre el alma mía!
Por abrir nuevo cauce
mis sentimientos lidian,
y hacia ti, fatal Genio,
todos se precipitan.
¡Preséntate, aunque fuere
el precio de mi vida!.

Ya se ha dicho sobre el antiguo ritual en latin de la Igleisa Catolica, un nombre es un sonido. Propiamente pronunciado, no importa por quien, tiene una influencia dominadora sobre la inteligencia que representa, y la palabra dada en cada grado de Iniciación facilita al hombre la llave para entrar en una esfera especial de vibración, poblada de ciertas clases de espíritus. Por consiguiente, como un diapasón responde a una nota del mismo sonido, así cuando Fausto pronuncia el nombre del Espíritu de la Tierra, este nombre abre a su conciencia todo lo que penetra su presencia.

Se debe tener presente que la experiencia de Fausto no es un ejemplo aislado de lo que puede suceder bajo condiciones anormales. El es un símbolo del alma que busca. Todos nosotros somos Faustos en cierto modo, porque en algún estado de nuestra evolución encontraremos al Espíritu de la Tierra y nos daremos cuenta del poder de Su nombre, propiamente pronunciado.



Misticos Cristianos CRC