martes, 1 de octubre de 2013

¿Existieron, en realidad, los Rosacruces?



¿Existen los Rosacruces? ¿Es usted Rosacruz? No. ¿Ha conocido a algún Rosacruz? No. Cuantas veces hemos oído este diálogo, siempre con resultado negativo, al ir estudiando las obras Rosacruces. Es un debate que continúa. Un historiador de la masonería ha dividido a los teóricos rosacruces en tres categorías: Los que creen en la realidad de la historia de Cristián Rosentcreutz y de la fundación de la fraternidad R.C., tal como se relata en la Fama; los que consideran puramente míticos tanto la sociedad como su Fundador; y los que sin aceptar la verdad histórica del relato de Rosentcreutz, creen en la existencia de los “rosacruces” como sociedad secreta.
Actualmente no hay ninguna persona seria que crea en la verdad literal de la historia de Rosentcreutz, y Paul Arnold, en su libro publicado en 1955, pone en duda la idea de que existiera realmente una sociedad secreta de rosacruces, oculta en el mito.
Nuestra investigación no ha agotado el Tema, pues por supuesto no hemos visto hasta el último pedazo de papel impreso publicado durante el frenesí Rosacruz, ni tampoco hemos buscado pruebas, posiblemente escondidas en documentos manuscritos o archivos. Lo único que podemos decir con base en nuestras propias investigaciones, es que no hemos encontrado nada que demuestre la existencia de una sociedad secreta real que se llamara “rosacruz” y que haya estado activa como grupo organizado cuando los manifiestos fueron publicados y durante la época del frenesí. Hay numerosas pruebas documentales de una apasionada búsqueda de los rosacruces, pero no las hay de que hayan sido encontrados nunca. (…) Juan Valentín Andreae hizo grandes esfuerzos para dejar bien claro que Cristian Rosentcreutz y su Fraternidad eran ficticios.

Frances A. Yates

(Fragmento del libro: Iluminismo Rosacruz)

Frances Amelia Yates (1899-1981) historiadora inglesa especialista en ciertos aspectos esotéricos y ocultos de la época renacentista. Fue profesora del prestigioso Instituto Warburg en la Universidad de Londres.


Trayectoria

La sobresaliente ensayista e investigadora inglesa, Frances Yates (1899-1981), ha tenido eco tardío en Europa, acaso por su posición tan discreta y algo marginal, centrado en la indagación. Gombrich señaló que Yates «siempre fue lectora de fuentes primarias, no secundarias; aunque su desprecio hacia las opiniones establecidas nos hiciera vacilar, debíamos aceptar que había llegado a entender la mentalidad de las eras pasadas de manera más directa que la mayor parte de nosotros».
Destacan especialmente su sobresaliente obra sobre la mnemotecnia renacentista, El arte de la memoria, y sus diversos ensayos sobre Giordano Bruno o sobre John Dee y Shakespeare. Todo ello, sin olvidar dos monografías de amplio espectro histórico: El iluminismo rosacruz y La filosofía oculta en la época isabelina. En varios puntos desarrolla indagaciones de D.P. Walker, pero ofrece unas perspectivas inéditas, gracias a su cuidadoso contraste y al análisis de fuentes.
Pese a la naturaleza de sus temas de indagación renacentista, Yates está muy lejos de todo oscurantismo, pues se trata todos de estudios puramente históricos «de un movimiento histórico», claramente fechado. Su trabajo ha interesado a historiadores del arte y de la ciencia, a eruditos de la mejor estirpe y a estudiosos del pensamiento o de la psicología colectiva.


(Breve reseña biográfica de la Wikipedia)